•  |
  •  |
  • END

SAO PAULO, Brasil /AFP

América Latina arrancó un maratón de bailes, música y coloridos desfiles en lo que supone la mayor fiesta de la región, el Carnaval. Esta festividad atraerá hasta el próximo martes a cientos de miles de turistas nacionales y extranjeros a ciudades como Oruro, en Bolivia; Barranquilla, en Colombia; Gualeguaychú, en Argentina; Encarnación, en Paraguay, o Salvador, Recife y, sobre todo, Sao Paulo y Río de Janeiro, en Brasil.

Ayer, la edición 2009 del publicitado y exuberante Carnaval de Río retomó la antigua tradición de monarcas rellenos de peso con la investidura de un corpulento Rey Momo, marcando el retorno de los gordos tras años de ostracismo.

Milton Junior Rodrigues da Silva, un funcionario bancario de 29 años, fue investido por el alcalde carioca, Eduardo Paes, como nuevo Rey Momo, símbolo mayor de la festividad que comenzó oficialmente en la jornada y que finalizará el miércoles próximo al mediodía, tras los desfiles de hoy domingo y mañana lunes en el Sambódromo.

El sonriente moreno, que llevó cinco años seguidos presentándose sin suerte como candidato, pesaba 115 kilos la primera vez que se postuló, y esta vez aumentó a 135 kg.

Y para dejar feliz a Momo fueron electas, como ocurre tradicionalmente, tres beldades femeninas que lo acompañarán en los desfiles, empezando por la imponente rubia Jessica Maia (25), la reina del Carnaval tras vencer a otras 11 aspirantes. Charlene da Costa (25) y Shayane Vieira (23) son su 1ª y 2ª princesa.

Para las mujeres la puja para ponerse la corona no es nada fácil, sobre todo considerando la abundancia de impactantes mujeres en Río, pero además por las exigencias.

Las jóvenes deben tener de 18 a 35 años y entre otras cosas deben exhibir dominio del baile de samba con tacos que miden hasta 15 cm de alto y solamente usando bikini.

Así, el alcalde Paes abrió oficialmente el Carnaval más famoso del mundo con la entrega de las llaves de la ciudad al Rey Momo.

A partir de ese momento, la fiesta quedó a cargo de los 160 blocos (bandas de barrio) que durante cinco días recorrerán las calles y avenidas de la ciudad de Río con música y comparsas que arrastran multitudes bajo el canicular sol del verano carioca.

El plato fuerte de los festejos tendrá lugar, sin embargo, en las noches de hoy domingo y de mañana lunes, cuando 12 escuelas de samba, con un promedio de 5,000 miembros cada una, competirán por el título de campeón del Carnaval carioca en el Sambódromo.

Las escuelas presentarán cada una un enredo (tema) a su elección, con el apoyo de músicos, carrozas y disfraces en lo que es uno de los mayores espectáculos artísticos del mundo al aire libre.

También contarán hoy domingo con la presencia de Luiz Inácio Lula da Silva, el primer presidente que asiste al evento desde que en 1994 Itamar Franco se llevó un aluvión de críticas al ser fotografiado junto a una modelo que mostraba su ausencia de ropa interior.

Otros puntos neurálgicos del Carnaval en Brasil serán Sao Paulo, cuyas escuelas de samba desfilaron anoche y lo harán hoy para no competir con Río; y Salvador de Bahía y Recife, que este sábado acogieron el desfile del Galo da madrugada, que hace unos años obtuvo el Guinness a la mayor fiesta callejera del mundo al reunir a 1.5 millones de personas.