Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

WASHINGTON /AFP

Tras lanzar un programa de gastos sin precedentes destinado a impedir el colapso de la economía estadounidense, el presidente Barack Obama prometió este sábado poner el mismo esfuerzo en contener los billonarios déficits que enfrenta el país.

En su alocución semanal de radio, Obama declaró que tanto él como su gobierno están decididos a hacer “todo lo que podamos para poner los explosivos déficits bajo control mientras se recupera nuestra economía”. Según la Oficina de Presupuesto del Congreso, el déficit provisorio de Estados Unidos para el año fiscal 2009 se elevará a un récord de 1.2 billones de dólares.

El déficit para el año fiscal 2008 llegó a 438,000 millones de dólares, 3.1% del Producto Bruto Interno, señaló la Oficina el mes pasado en un informe. Pero las cifras no incluyen el costo del plan de estímulo de 787,000 millones de dólares promulgado por Obama el martes.

Casi un tercio de los fondos de estímulo serán para recortes impositivos, totalizando 286,000 millones de dólares, en un esfuerzo por fortalecer el gasto en consumo, un motor fundamental de la mayor economía del mundo.