elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

El ministro español de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, dimitió ante presiones por la oposición conservadora, que le acusa de mala actuación en un asunto de corrupción en varios ayuntamientos, y por los jueces, que la semana pasada fueron a la huelga. "Cuando uno se da cuenta de que está siendo utilizado contra el proyecto del partido socialista en el gobierno, lo que tiene que hacer es evitarlo"; "lo mejor es renunciar", declaró Fernández Bermejo en una comparecencia ante los medios en la que anunció su dimisión.

El ex ministro se refería a las presiones recibidas por el opositor Partido Popular (PP, conservador) debido a que Fernández Bermejo participó recientemente junto con el juez Baltasar Garzón en una partida de caza. Esta coincidencia se produjo en el momento en que el juez español investiga un caso de corrupción en varios ayuntamientos de la región de Madrid (centro) y de Valencia (este), en la que están implicados algunos cargos del PP.

El líder del PP, Mariano Rajoy, había exigido la dimisión del ya ex ministro por intentar instrumentalizar la justicia contra la derecha, a la vez que pidió a Garzón que se aparte de esta investigación. La investigación destapó una red de tráfico de influencias que implica a empresarios cercanos al PP para lograr favores de autoridades locales. Garzón, que actualmente se recupera de una crisis de ansiedad que sufrió el viernes, por la que fue hospitalizado, ha imputado hasta ahora a 37 personas, entre ellas un alcalde y un ex alcalde del PP, por presuntos delitos de "blanqueo de capitales, fraude, corrupción y tráfico de influencias", y tres de ellas están detenidas. El PP afronta las elecciones regionales del domingo en Galicia (noroeste) y País Vasco (norte) no sólo con este caso a sus espaldas sino con un escándalo de escuchas a altos cargos en el gobierno de la región de Madrid.

La dimisión de Fernández Bermejo fue aceptada por el presidente del gobierno, José Luis Rodriguez Zapatero, anunció un comunicado oficial. El martes tomará posesión del cargo Francisco Caamaño, actual secretario de Estado para las relaciones con las cortes.

Quejas también de los jueces
Fernández Bermejo también era blanco de críticas desde hace meses por la mala situación en que se encuentra la justicia española. El colectivo de jueces, que fue a la huelga por primera vez la semana pasada en medio de una polémica sobre si tienen o no derecho a ello, y otros trabajadores de la justicia reclaman desde hace meses informatizar el trabajo, más presupuesto para el sector y la creación de 1.200 puestos de magistrados. El malestar de los jueces tiene su origen en una multa impuesta el año pasado a un juez y a su secretaria por no encarcelar por error a un pedófilo condenado que posteriormente fue acusado de matar a una niña.

La dimisión del ex ministro de Justicia, que se produce seis días antes de dos elecciones regionales y en plena crisis económica, fue recibida con satisfacción en el PP, en los demás partidos y entre los trabajadores de la justicia. "Bermejo no ha tomado desde su llegada ni una sola medida para poner fin al creciente e insoportable atasco judicial que padecen todos los españoles y ha soliviantado a jueces, magistrados, fiscales y funcionarios de justicia", recordó el diputado del PP encargado de asuntos de Justicia Federico Trillo.