Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

La epidemia de rabia que afecta a Luanda desde noviembre se cobró la vida de 82 niños, según el último balance ofrecido ayer, lunes, por el director del hospital pediátrico de la capital angoleña, quien instó a las autoridades a reforzar las medidas de prevención.

Desde el pasado mes de noviembre, el hospital acogió a 83 niños enfermos de rabia, de los que 82 murieron, indicó a la AFP el doctor Luis Bernardino. El último balance facilitado era de 69 fallecidos.

Además, el ritmo de admisiones se ha acelerado, con 13 muertes la pasada semana y 10 en la anterior. Cerca de un tercio de los fallecidos murieron en las últimas dos semanas, según la misma fuente.

“En 30 años de servicio, nunca vi tantos casos. Debemos hacer mucho más contra la presencia de perros en la ciudad (...) Debemos reorganizar los servicios veterinarios para controlar mejor la enfermedad y los animales”, añadió el médico.

Las víctimas, con edades entre los tres y los 10 años, vivían en barrios de chabolas insalubres y superpoblados de los alrededores de la capital, de cinco millones de habitantes, donde abundan los perros errantes.

En otras zonas del país también se produjeron muertes por esta enfermedad, aunque hasta ahora no se realizó ningún balance global por parte del gobierno, que inició una campaña nacional de vacunación e información.