elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

Expertos y líderes de la comunidad hispana en Estados Unidos saludaron el plan de estabilización del sector inmobiliario presentado la semana pasada por el presidente Barack Obama y pidieron con urgencia su aplicación para evitar más impagos de hipotecas. El plan gubernamental quiere evitar, con un desembolso inicial de U$ 75.000 millones el creciente flujo de embargos hipotecarios en todo el país y ayudar a entre siete y nueve millones de propietarios a reestructurar o refinanciar sus hipotecas. "Es un primer paso muy importante. Muchos elementos tienen un efecto positivo, no es la solución completa, pero como mínimo es acción", consideró Henry Cisneros, ex miembro del gobierno del presidente Bill Clinton (1995-2001) y presidente de America City Vista, en una conferencia telefónica.

Por su parte Luis Pastor, representante de Latino Community Credit Union, en el Estado de Carolina del Norte, manifestó que tienen "a millones de posibles compradores que quieren tomar las decisiones correctas. Lo que necesitamos es un programa de modificaciones de hipotecas de largo alcance". "El hecho de que se pueda modificar la hipoteca (...) antes de 60 días es extremadamente importante", añadió Jadis Bowdler, experta del sector inmobiliario del grupo hispano La Raza. Hasta este momento, un propietario tenía que esperar a no poder pagar dos mensualidades consecutivas (60 días) antes de poder pedir ayuda, aseguró Bowdler.

Al día de hoy "todo el poder y los recursos estaban del lado de los prestamistas. Muchos de los impagos se produjeron de buena fe", por falta de información de los morosos, explicó Bowdler, cuya organización ha seguido de cerca en todo Estados Unidos el proceso de confiscaciones inmobiliarias, que está siendo el más grave en décadas.