elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

La creciente violencia en el estado de Chihuahua, al norte de México dejó anoche 11 muertos, entre ellos una mujer y su esposo, asesinados a balazos frente a sus dos hijas, de 8 y 10 años, después de ser bajados del vehículo donde se transportaban en las calles de Ciudad Juárez, informó la secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM).

Las niñas, de 8 y 10 años, fueron protegidas por vecinos del lugar hasta que familiares fueron a buscarlas. Esa misma noche asesinaron a otros cinco hombres en diferentes hechos violentos en la misma ciudad, donde el cártel de Sinaloa trata de arrebatar al cártel de Juárez el mercado de trasiego de drogas hacia Estados Unidos. Sólo en enero y lo que va de febrero, la guerra entre ambas organizaciones criminales dejó 366 muertes, mientras que en 2008 murieron más de 1.650 personas.

También en la noche del lunes murieron acribillados una mujer en el municipio de Balleza y dos hombres, uno de ellos también calcinado, en dos poblados de la sierra del estado de Chihauhua y esta tarde fue hallado en un salón de fiestas infantil de la ciudad de Chihuahua el cadáver de un hombre, al parecer dueño del local.

En una nueva escalada de la violencia en Chihuahua, un escolta murió el domingo durante un ataque contra la caravana de custodia del gobernador del estado, José Reyes Baeza, quien viajaba en uno de los autos y resultó ileso, mientras que el jefe de la policía de Ciudad Juárez renunció el viernes pasado tras recibir amenazas. La violencia ligada al narcotráfico dejó en todo México en 2008 más de 5.300 ejecuciones, de las cuales 2.400 ocurrieron en Chihuahua, pese a un operativo militar con unos 2.500 efectivos en el estado, en el marco de un despliegue federal de más de 36.000 uniformados contra el narcotráfico.