•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El vicepresidente de EE. UU., Joseph Biden, dijo ayer que "la parte difícil" del proceso de paz en Colombia comienza ahora, con la implementación del acuerdo con las FARC, y pidió al sector privado de ambos países que presione para que el Gobierno de Donald Trump no "se retire del mundo".

"Este es un momento de oportunidad sin igual para Colombia", dijo Biden durante un discurso en la sesión inaugural del Consejo Asesor Colombia-EE. UU., que reúne al menos 70 empresarios y ejecutivos de ambos países.

"Pero ahora comienza la parte difícil", advirtió, al recordar que "solo la firma de un acuerdo no garantiza la paz".

"Hay que lograr un futuro mejor para el pueblo colombiano", lo que implica la "creación de empleos, de oportunidades de educación" y "que las áreas controladas por las FARC queden integradas (en el país) y haya una alternativa para ganarse la vida" en esas zonas, añadió.

"Esto va a marcar un contraste con el populismo que vemos expandiéndose en todo el mundo", opinó Biden, en aparente referencia a la elección de Donald Trump, aunque también aseguró que esa tendencia política "es una infección ahora mismo en Europa".

Dijo además que concederle el Premio Nobel de la Paz a Santos fue "la decisión correcta" y que se le ocurrían "al menos siete países", que no mencionó, que están a las puertas de un cambio importante pero carecen "de un líder valiente, un catalizador del cambio".

Lea además: FARC piden a Santos que actué ante asesinatos de campesinos y aplique acuerdo

"Usted va a dar fuerza y valentía a los líderes de otros países", afirmó Biden.

También confió en que "la próxima administración" estadounidense liderada por el republicano Donald Trump, quien asumirá el poder en enero, "oiga el coro de apoyo de este Consejo" formado por empresarios de ambos países, que tienen una "voz única" para defender la necesidad de seguir relacionándose y comerciar.

"Creo que ustedes tendrán un impacto enorme en la actitud de la próxima administración", dijo Biden, al recordar que algunos de sus integrantes "quieren retirarse desesperadamente del mundo".

"Este no es el momento para una retirada (...)", agregó.