AFP
  •   Roma, Italia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los italianos se pronunciarán el domingo en referéndum sobre una reforma constitucional que implica una serie de cambios en el Parlamento.

Cinco asuntos resultan claves para los italianos que acudirán a las urnas.

Qué se vota en el referéndum

Los italianos van a decidir una reforma de la Constitución que básicamente reduce los poderes del Senado, que tiene actualmente las mismas competencias de la Cámara de Representantes.

Si el voto es afirmativo, se acaba el llamado "bicameralismo perfecto" y el Senado deja de votar la confianza en el Gobierno y se convierte en un órgano de representación territorial, excluido del proceso legislativo.

Los que votan sí

El primer ministro socialdemócrata Renzi, líder del Partido Democrático (PD, centroizquierda) y su aliado el Nuevo Centro-Derecha (ENT), con el apoyo de algunos exjefes de Gobierno como Romano Prodi y Enrico Letta, defienden la reforma con el objetivo de garantizar la estabilidad política y evitar la danza de gobiernos que caen, ya que Italia ha tenido 63 gobiernos en 70 años de democracia.

Los que votan no

Un abanico de partidos que van desde la extrema izquierda hasta la extrema derecha, pasando por los populistas del Movimiento 5 Estrellas (M5E), la xenófoba Liga del Norte y el partido Forza Italia de Silvio Berlusconi (que en el parlamento había aprobado la reforma), además de ilustres intelectuales del mismo partido de Renzi y varios expertos en la Constitución, forman parte del frente del no. Todos desean por razones diferentes la renuncia de Matteo Renzi.

Elecciones anticipadas

Todos la mencionan, aunque es una opción poco probable.

Una eventual victoria del frente que se opone a la reforma no implica automáticamente elecciones anticipadas ni la renuncia de Renzi, quien podría ser designado nuevamente por el presidente Sergio Mattarella.

El presidente es el único que tiene el poder de convocar elecciones anticipadas y disolver el parlamento, y adelantó que no tomará esa medida si no se modifica la actual ley electoral.

Algunos observadores plantean varios escenarios, entre ellos la designación de un Gobierno de transición hasta las elecciones parlamentarias del 2018.

El impacto económico del referéndum

Los socios europeos y los mercados financieros consideran que una victoria del sí reforzaría la estabilidad de la tercera mayor economía de la eurozona.