•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los bomberos en Oakland, cercana a San Francisco (oeste de EEUU), seguían este domingo buscando los restos de posibles víctimas de un voraz incendio en una bodega, donde un colectivo de artistas realizó el viernes una fiesta.

Hasta ahora se han confirmado nueve muertos según el jefe de la policía local Ray Kelly, pero las autoridades calculan que podrían haber más dado que una veintena de personas siguen desaparecidas.

Los familiares de los reportados desaparecidos, de entre 20 y 30 años y algunos extranjeros, esperaban ansiosos noticias.

"Tememos que haya más víctimas. Cuántas no sabemos, pero esperamos lo peor", había advertido Kelly la noche del sábado.

El responsable explicó que la dificultad para acceder a la bodega, cuyo suelo colapsó, complica las actividades de los equipos de rescate, por lo cual no se pueda establecer un balance exacto.

En las primeras horas del incendio, que se inició hacia 07H30 GMT del viernes, la policía había estimado en unas 40 las víctimas mortales.

"Todavía hay una gran parte del edificio que debe ser inspeccionada", dijo la jefa de bomberos de Oakland, Teresa Deloach-Reed.

Cerca del lugar del siniestro, se estableció un centro de atención a familiares de las víctimas y para recolectar información sobre los desaparecidos.

Amigos y familiares de los asistentes a la fiesta recurrieron a redes sociales, especialmente Facebook, para tratar de encontrar noticias sobre sus seres queridos.

"Por favor, dime que estás a salvo", escribió una mujer agregando a un mensaje el nombre de un amigo, mientras que otros posteaban plegarias.

Dan Vega creía el sábado por la noche que su hermano de 22 años y una amiga podían estar entre las víctimas. El joven pensaba que la pareja había asistido para presenciar un concierto, pero no estaba seguro. "Eso es lo que parece", dijo.

No había una salida

El fuego fue controlado en la mañana del sábado por equipos que rastrearon los escombros en búsqueda de víctimas, señalaron los bomberos.

Las autoridades dijeron que el edificio, donde trabajaba y vivía un grupo de artistas, carecía de permisos para ser habitado o usado como centro de trabajo, así como para la realización de fiestas, además de que no tenía detectores de humo ni extinguidores.

Deloach-Reed había explicado que la mayoría de las víctimas del incendio murieron en el piso superior del depósito conocido como "La nave fantasma de Oakland".

El fuego "debió propagarse muy rápidamente", afirmó. "El techo se desplomó y hay muchos escombros que deben ser retirados".

Aún no se sabe qué pudo haber provocado el incendio en la fiesta de música electrónica en la que participaba el músico electrónico Golden Donna, alias Joel Shanahan, y a la que se estima acudieron entre 50 y 100 personas.

La bodega tenía varias mamparas que habían sido añadidas y una escalera construida de manera provisional, unos cambios a la estructura que hicieron extremadamente difícil que la gente pudiera escapar del fuego, dijo Reed.

"No había una entrada verdadera o una vía de salida", indicó la jefa de bomberos.

Oakland es una ciudad de 420.000 habitantes situada frente a San Francisco, en el este de la bahía del mismo nombre.

A pesar de que durante un tiempo la acompañó una fama de ciudad insegura, actualmente atrae a sectores más acomodados que buscan pagar alquileres más baratos que en San Francisco.

El 20 de febrero de 2003, un incendio desatado por fuegos artificiales en una discoteca de West Warwick, noreste de Estados Unidos, costó la vida cien personas.

El incendio más mortífero a nivel nacional se remonta a 1903, cuando 602 personas perecieron en el Iroquois Theater de Chicago.