•   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Erwin Tumiri, sobreviviente a la tragedia aérea en Colombia que diezmó al club de fútbol Chapecoense de Brasil, dijo este lunes que el piloto de la aeronave no advirtió de la escasez de gasolina, hipótesis más probable del siniestro, según las autoridades.

Los pilotos "no nos dijeron nada" sobre una falta de combustible, aseguró a Blu Radio Tumiri, un técnico de vuelo boliviano de 25 años, que explicó que su labor como contratista de la aerolínea Lamia era reabastecer el avión BA Avro RJ85 cuando la tripulación le diera la orden.

El operario afirmó que no se explica por qué no se hizo la parada prevista en el plan de vuelo en la ciudad boliviana de Cobijas, fronteriza con Brasil, para este propósito.

"Al momento de partir me comunicaron ellos (los pilotos) que íbamos a ir directo" desde Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) al aeropuerto de Rionegro, que sirve a Medellín, ciudad en la que el cuadro de la ciudad de Chapecó, sur de Brasil, iba a disputar la final de la Copa Sudamericana ante Atlético Nacional, señaló.

Tumiri fue uno de los seis sobrevivientes del accidente del lunes pasado en el que murieron 71 ocupantes, entre jugadores, dirigentes, periodistas y tripulantes, en una zona montañosa aledaña a Medellín.

Tras el accidente, el gobierno de Bolivia suspendió la licencia de Lamia e inició una investigación por aparente laxitud en los controles aéreos del país.

Por lo dicho por los pilotos al acercarse a destino, el técnico boliviano supuso que estaban ante un aterrizaje "normal, tranquilo".

"Nadie sabía lo que estaba pasando, en ese momento todos sabíamos que íbamos a aterrizar normal porque ya había avisado el piloto que nos sentáramos y abrocháramos los cinturones", contó.

Antes de caer, "vibró el avión, se apagaron las luces y se prendieron las luces de emergencia", afirmó. Al momento del impacto contra Cerro Gordo, a una 50 km del sureste de Medellín, "escuché como el doblado de una lata", agregó.

Tumiri, quien viajó a La Paz el viernes luego de recibir el alta médica tras ser atendido por lesiones, indicó que con el choque quedó boca abajo en la tierra, lodosa por la lluvia.

"Caminé como entre sueños, cogí a Ximena (Suárez, azafata boliviana que también sobrevivió) que estaba apretada con el plástico del baño", aseguró.

"La tomé de su mano y corrimos hacia arriba (...) Empecé a gritar a ver quién estaba vivo", aseveró sobre lo sucedido minutos antes de ser rescatado.

El operario dijo que durante el vuelo los jugadores de Chapecoense, al que la Conmebol proclamó este lunes campeón del torneo, "estaban alegres, escuchando música".