•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente Nicolás Maduro dijo que Venezuela seguirá adelante, con o sin diálogo con la oposición, después de que las reuniones para superar la crisis política y económica quedaran congeladas este martes por un retiro de sus adversarios hasta que se cumplan sus exigencias.

"Veníamos viendo las vacilaciones de la derecha contra el diálogo, porque ellos creen que son imprescindibles. No", dijo el mandatario en un acto transmitido en cadena de radio y televisión.

"Con la derecha dialogando o sin la derecha dialogando, Venezuela lo que va es pa'lante", enfatizó Maduro esta noche en la primera reacción del gobierno a la decisión opositora de no sentarse en la mesa de conversaciones.

"A quien le conviene sentarse al diálogo es a ellos. Yo sé por qué lo digo, no digo más", manifestó el mandatario, sin dar más detalles.

Este martes debía celebrarse la tercera reunión de un diálogo que arrancó el pasado 30 de octubre con el auspicio del Vaticano y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), pero la oposición anunció que no se presentaría.

La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) advirtió que solo retomará los contactos cuando el gobierno acepte una salida electoral al conflicto -una posibilidad lejana- y libere a sus "presos políticos".

Lea: Las exigencias de los opositores presos en Venezuela

"Yo quiero paz, llamo al diálogo a la derecha, pero primero el diálogo es con el pueblo que sufre", expresó el presidente.

Maduro, sin embargo, aseguró que al igual que está "preparado para la paz", también está "preparado para cualquier batalla" y emplazó a sus seguidores a una gran marcha el próximo 17 de diciembre.