•   Buenos Aires  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Asociaciones de taxistas quemaron hoy neumáticos en el céntrico Obelisco de Buenos Aires para protestar contra el servicio "ilegal" que a su juicio presta la empresa de transporte de viajeros Uber, que funciona a través de una aplicación móvil.

La avenida 9 de julio se colapsó este martes con motivo de una concentración llevada a cabo por diversas asociaciones de taxistas que solicitaron el fin de Uber en la capital porteña. Uber irrumpe en las ciudades de manera "fraudulenta", no cumple con las ordenanzas, "roba" el trabajo a los taxistas y "parece" que lo hace con "total complicidad del Gobierno", afirmó a Efe Marcelo Andrés Boine, miembro de taxistas Unidos de la Ciudad de Buenos Aires.

Para Boine, organizar una concentración en la vía pública y la quema de neumáticos es "la única manera" de hacer "viable" la protesta. Por su parte, Roberto Cavaro, miembro de la misma organización, aseguró que los conductores de la aplicación no reúnen los requisitos que se les exigen a los taxistas: habilitación, seguro para pasajeros, ventilación vehicular y, curso de capacitación.

"El taxi es el único servicio público de transporte que trabaja las 24 horas, los 365 días del año y no recibe ningún tipo de subsidio. En este momento Uber es el subsidiado que tiene la ciudad de Buenos Aires", insistió. "Uber no la van a cerrar por más que protesten porque es una multinacional. Si realmente el Gobierno quisiera sacarla de la ciudad ya lo habría hecho", dijo a Efe un conductor de taxi que sí decidió trabajar. En junio pasado, unos 5.000 taxistas se concentraron en el centro de la ciudad de Buenos Aires para pedir el cierre completo a nivel nacional de la aplicación móvil. 

Lea: El sueño de Uber 

A pesar de las continuas protestas de los sindicatos en los últimos meses, según los datos que proporcionó Uber a Efe con motivo de esa protesta, hasta 550.000 usuarios han descargado la aplicación en la capital argentina y hay unas 37.000 personas inscritas como conductoras en la compañía.

Por ello, los gremios de taxis remarcaron que a pesar de las causas abiertas en la Justicia contra su funcionamiento, la empresa trabaja con total normalidad y ya se extiende a diferentes ciudades del resto de Argentina como Rosario, Córdoba o Mendoza.

Además: La nueva apuesta de Uber