•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Corte Suprema de Brasil juzgará hoy la posible suspensión del presidente del Senado, Renán Calheiros, acusado de corrupción por presuntamente haber recibido sobornos de una constructora que habría pagado la pensión de su hija, según informaron ayer fuentes oficiales.

La Fiscalía acusa a Calheiros de haberse valido de su influencia para beneficiar a la constructora Mendes Junior, la cual se sospecha que se encargó de pagar la pensión de una hija que el senador tuvo fuera del matrimonio.

La denuncia llevó al magistrado del Tribunal Supremo, Marco Aurélio Mello, a aceptar este lunes un pedido del partido Rede Sustentabilidade y suspendió de forma cautelar a Calheiros de la presidencia de la Cámara Alta.

El magistrado argumentó que, como reo de la Justicia, Calheiros no puede ser el jefe del Senado puesto que este cargo conlleva el ser el tercero en la línea de sucesión de la Presidencia del país.

Sin embargo, la mesa directiva del Senado anunció este martes que no aceptaría la suspensión temporal dictada por Mello mientras que la decisión no sea juzgada por el pleno del tribunal, lo que finalmente tendrá lugar este miércoles.

Antes de que la mesa directiva del Senado acordara rechazar la cautelar, el abogado general de ese órgano legislativo, Alberto Cascais, había presentado una apelación contra la suspensión del jefe de la Cámara ante la propia Corte Suprema.

Según los cargos presentados contra Calheiros, el influyente político benefició con ciertas decisiones a esa empresa, que también pagó durante años el alquiler de la casa en que vivían la pequeña y su madre, la periodista Mónica Veloso.

La denuncia fue formulada en 2007 y el escándalo que generó llevó a Calheiros a dimitir de la Presidencia del Senado, que ocupaba entonces y para la que volvió a ser elegido en 2013.