•   La Paz, Bolivia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los fiscales que allanaron ayer la sede de la aerolínea boliviana Lamia en Santa Cruz (este) detuvieron a su director general, Gustavo Vargas Gamboa, y confiscaron documentos y ordenadores dentro de su investigación sobre la responsabilidad de la firma en el accidente que causó 71 muertos en Colombia.

Los fiscales detuvieron a Vargas en la oficina de Lamia y lo trasladaron a la Fiscalía Departamental de Santa Cruz, según constató un colaborador de Efe en esa ciudad.

Vargas Gamboa es un exmilitar de la Fuerza Aérea Boliviana que entre 2001 y 2007 fue el piloto de varios presidentes de Bolivia, incluido el actual mandatario, Evo Morales.

Además de Vargas, también fueron detenidos una secretaria y un empleado técnico de la compañía, también conducidos a la Fiscalía.

Vargas es el padre de Gustavo Vargas Villegas, hasta la semana pasada uno de los altos funcionarios de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) y que fue suspendido de sus funciones debido a la investigación sobre el funcionamiento de la línea aérea.

Los fiscales ordenaron las detenciones tras haber estado varias horas revisando la documentación y los ordenadores de la firma, material que fue confiscado y trasladado en dos camionetas a la sede de la Fiscalía cruceña.

Las detenciones se producen en la víspera de una reunión en Santa Cruz de fiscales de Bolivia, Brasil y Colombia que investigan la tragedia del accidente de Lamia, en el que murió casi toda la plantilla del equipo de futbol brasileño Chapecoense.