•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La revista Time designó el miércoles a Donald Trump como "Personalidad del año" 2016 por ganar sorpresivamente la carrera hacia la Casa Blanca con el apoyo de un electorado oculto que teme la pérdida de empleos y detesta a los políticos tradicionales.

"Es un honor muy, muy grande", dijo el multimillonario populista en una breve entrevista en directo con la cadena televisiva NBC.

El magnate republicano de personalidad arrolladora, que ganó votos con su fuerte discurso contra los inmigrantes y los musulmanes, aparece en la portada de la famosa revista con el título "Donald Trump, presidente de los Estados Divididos de América".

"Desde hace 90 años elegimos a la persona que tuvo la mayor influencia, para bien o para mal, en los eventos del año. Así que: ¿cómo será este año, será para bien o para mal? El desafío de Donald Trump reside en cuán profundo es el desacuerdo del país sobre la respuesta", dijo la jefa de redacción de Time, Nancy Gibbs.

"Por haberle recordado a Estados Unidos que la demagogia se nutre de la desesperanza y que la verdad solo vale en función de la confianza que se le tiene a quien la enuncia, por haberle dado confianza a un electorado oculto, canalizando sus iras y difundiendo sus temores, por haber esbozado la cultura política de mañana y demolido la de ayer, Donald Trump es la personalidad del año 2016", explicó Gibbs.

"I love" Obama

Trump negó que Estados Unidos esté dividido por su culpa ya que aún no se ha instalado en la Casa Blanca, y confesó que admira al presidente saliente Barack Obama, que conversa con él sobre sus futuros nombramientos y que se deja influenciar por él.

Lea además: Los elegidos hasta ahora en el gabinete de Donald Trump

"Realmente me gusta" Obama y "me encanta escuchar sus ideas"; "tenemos una química muy buena juntos", dijo Trump a NBC. "Nos reunimos, hablamos. Él ama al país. Quiere que las cosas salgan bien para el país. Evidentemente no estamos de acuerdo en muchas políticas pero realmente él me gusta mucho como persona", añadió el presidente electo.

Trump atacó duramente a Obama durante toda su campaña, y alimentó la falsa teoría conspirativa de que no nació en Estados Unidos, pero sin embargo dijo el miércoles que le consulta sobre cuáles son los mayores problemas y activos del país. Tras su elección el 8 de noviembre, ambos se reunieron durante 90 minutos en la Casa Blanca.

"Le he preguntado qué piensa de este y de aquel otro (...).  Me tomo sus recomendaciones muy en serio y habrá algunas personas que estaré nombrando y en un caso ya he nombrado que cuenta con todo su respeto", dijo.

El magnate inmobiliario ha designado a varios miembros de su gabinete, pero aún le falta anunciar un cargo clave, el de secretario de Estado.

Admirado

Trump derrotó a Hillary Clinton y su sueño de convertirse en la primera mujer presidenta de Estados Unidos presentándose como un empresario exitoso y un 'outsider' político, prometiendo representar a la clase trabajadora y crear empleos.

Aunque Clinton obtuvo 2.6 millones de votos más que Trump, este la derrotó por la configuración del sistema electoral estadounidense, donde el ganador es elegido por un colegio electoral integrado por delegados de cada estado del país.

"Lo que sorprende a mucha gente es que estoy sentado en un apartamento como el que nunca nadie ha visto. Y sin embargo represento a los trabajadores del mundo. Y me aman y yo los amo", dijo Trump en una entrevista a Time celebrada la semana pasada en su hogar, en la Trump Tower de Manhattan.

La gente "no quiere ver al presidente acarreando su equipaje fuera del Air Force One", sostuvo el magnate intentando explicar su éxito con una clase obrera mayoritariamente blanca del interior profundo del país que sueña con igualarlo. Sin embargo, ha amenazado con cancelar el contrato con Boeing para dos nuevos aviones presidenciales porque alcanzaría el "ridículo" precio de unos 4,000 millones de dólares.

Time eligió en 2015 a la canciller alemana Angela Merkel como "Personaje del año" debido a su liderazgo durante la crisis de la deuda en Europa, la ola de refugiados y la intervención de Rusia en Ucrania.

En 2014, los escogidos fueron los médicos, enfermeros y trabajadores sanitarios que combatían la epidemia de ébola en África Occidental y en 2013 el papa Francisco, el primer latinoamericano en llegar al máximo cargo de la Iglesia católica. En 2012 el honor le tocó al recién electo Obama.