•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las fuerzas gubernamentales sirias tomaron el control de la totalidad del casco antiguo de Alepo tras la retirada de los rebeldes, informó el miércoles el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

Los combatientes rebeldes se retiraron de las partes del casco antiguo que todavía controlaban después de que las tropas del presidente Bashar al Asad reconquistaran los barrios vecinos de Bab al Hadid y Aqyul.

"Se replegaron por temor a ser asediados" en el casco antiguo, explicó el OSDH.

El ejército sirio y sus aliados progresan rápidamente en la parte oriental de Alepo y ya controlan más de tres cuartas partes del sector, tres semanas después del inicio de una vasta ofensiva para reconquistar toda la ciudad.

El régimen controla ahora toda la parte al este de la célebre ciudadela que domina la segunda ciudad de Siria.

Durante la noche, el ejército llevó a cabo intensos bombardeos en las zonas todavía controladas por los rebeldes, como el barrio de Al Zabdiya, según el OSDH.

Al menos 15 personas, entre ellas un niño, murieron el martes en el este de Alepo.

Tres niños también forman parte de las 11 personas muertas por disparos rebeldes en los barrios del oeste de Alepo controlados por el Gobierno.

El OSDH precisó que al menos 80,000 personas huyeron del este de Alepo desde el 15 de noviembre.

Estos desplazados se refugiaron en los barrios gubernamentales en el oeste de la ciudad y en zonas controladas por las fuerzas kurdas, explicó el director del OSDH, Rami Abdel Rahmane.

El dato no incluye a quienes se fueron a los barrios todavía en manos de los rebeldes.

Rahmane estimó que 250,000 personas vivían en el este de Alepo antes del inicio de la ofensiva del Gobierno.

MANO DE HIERRO

El enviado especial chino para Siria, Xie Xiaoyan, pidió ayer "mano de hierro" ante los terroristas durante una reunión en Damasco con el ministro sirio de Exteriores, Walid al Mualem.

En el encuentro, según la agencia de noticias oficial siria SANA, Xie afirmó que el terrorismo es un "enemigo común" de la humanidad que no debería ser aprovechado para imponer "agendas especiales".

El emisario chino destacó que su país continuará desempeñando un papel constructivo en la búsqueda de una salida al conflicto en Siria, en coordinación con el Gobierno de Damasco, y expresó su disposición a profundizar los lazos bilaterales en todos los campos.

También, manifestó su esperanza de que haya progresos para hallar una solución política a la contienda con la reanudación del diálogo entre los sirios.

Aun así, hizo hincapié en la importancia de que las autoridades sirias prosigan con los esfuerzos contra el terrorismo, "que impide la solución política", apuntó SANA.

Por su parte, Al Mualem puso a su interlocutor al día de los últimos acontecimientos en la ciudad de Alepo, donde señaló que el ejército sirio y sus aliados luchan contra "grupos terroristas armados".

El titular de Exteriores se mostró confiado en la capacidad del Gobierno sirio de ganar en el terreno militar, así como de responder a las necesidades de los ciudadanos y alcanzar una salida política a través de un diálogo entre los sirios, sin injerencias internas.