•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Gobierno chino denunció ayer que hay un "objetivo político ulterior" en la escala que la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, realizará en Estados Unidos el próximo mes de camino a una gira por América Latina.

Con la llamada de Tsai al presidente electo estadounidense, Donald Trump, del pasado viernes todavía reciente, un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Lu Kang, manifestó ayer en rueda de prensa el malestar de Pekín con el acercamiento entre la isla y la futura administración de Washington.

Aunque todavía no hay confirmación oficial, medios taiwaneses informaron este martes de que Tsai visitará América Latina en enero, con escala en Estados Unidos, para asistir a la toma de posesión del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y acudir luego a Guatemala y El Salvador.

"Las personas relevantes de Taiwán siempre realizan estos trucos, como la así llamada 'diplomacia de tránsito'.

Es obvio para todos el objetivo político ulterior", afirmó Lu, quien rechazó responder a la pregunta de si China ha pedido a Estados Unidos que cancele la escala de Tsai.

"Nuestra posición es muy clara: solo hay una China. Y el Gobierno de la República Popular de China es el único legítimo para representar al país. Esto es un consenso de la comunidad internacional", explicó el portavoz de Exteriores.

Lu insistió que "mantener el principio de "una sola China" es una precondición política "necesaria e importante" para que otros países desarrollen sus relaciones con el país.

La gira latinoamericana de Tsai llega en un momento de tensión en las relaciones entre China y Taiwán, que ya venían deteriorándose en los últimos meses y han visto un nuevo episodio de desencuentro con la llamada de la presidenta isleña a Trump, para felicitarle por su elección.

La prensa oficial china ha advertido a Taiwán de que, en represalia, Pekín podría arrebatar a la isla uno o dos de sus 22 aliados diplomáticos.

NUEVO EMBAJADOR

Por su parte el presidente electo Donald Trump ha escogido al gobernador de Iowa, Terry Branstad, para el puesto clave de embajador en China, reportaron este miércoles medios estadounidenses.

Pekín respondió calificando a Branstad como un "viejo amigo", señalando que su nominación puede tener un efecto amortiguador de las tensiones con China, exacerbadas por Trump la semana pasada.

La agencia Bloomberg reportó en la noche del martes la noticia del nombramiento de Branstad, señalando que este había aceptado el ofrecimiento, citando fuentes anónimas cercanas al caso.