•   Nueva York, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró ayer que durante su mandato buscará una solución para los cientos de miles de jóvenes indocumentados que llegaron al país de niños, conocidos como "dreamers" (soñadores).

 

"Desde un punto de vista humanitario es una situación muy difícil, pero vamos a trabajar en algo para hacer que la gente esté feliz y orgullosa", dijo Trump en una entrevista a la revista "Time", publicada con motivo de su elección como persona del año.

El presidente electo aseguró que los "dreamers" fueron traídos al país "a muy corta edad", destacó que algunos fueron buenos estudiantes y otros tienen hoy "trabajos estupendos", pero admitió que ahora "están en un limbo porque no saben qué va a pasar".

Las declaraciones de ayer contrastan con sus discursos durante la pasada campaña, en la que Trump prometió en repetidas ocasiones que si ganaba las elecciones acabaría con todos los decretos en materia migratoria promulgados por el presidente, Barack Obama.

Entre esos decretos figura el plan de Acción Diferida (DACA) de 2012, que buscaba entre otras cosas frenar la deportación de los "dreamers", que según datos difundidos por las autoridades ascienden en la actualidad a más de 750,000.

Lea además: Los elegidos hasta ahora en el gabinete de Donald Trump

El plan DACA permitió a los jóvenes indocumentados acceder a un permiso de trabajo temporal y a una licencia de conducir y detuvo en muchos casos órdenes de deportación final, entre otros alivios migratorios.

En la misma entrevista, Trump reiteró ayer que construirá un muro en la zona fronteriza con México, para a renglón seguido admitir que tendrá que seguir entrando gente en el país desde el otro lado de la frontera "porque necesitamos trabajadores".

"Debemos dejar que la gente venga a nuestro país, porque eso es bueno para todos. Es bueno para ellos, pero también para nosotros.