• |
  • |
  • Edición Impresa

El equipo del presidente electo Donald Trump y el Partido Republicano negaron el sábado una evaluación de la CIA divulgada por medios estadounidenses sobre la supuesta intervención de Rusia en los comicios para ayudar a ganar al magnate inmobiliario, ante lo que los demócratas reclaman una investigación.

El diario The New York Times publicó un artículo asegurando que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) tiene "mucha seguridad" en que piratas informáticos rusos robaron información de los ordenadores de los partidos Republicano y Demócrata, pero que solo difundieron datos de este último.

El periódico The Washington Post informó el viernes que individuos vinculados a Moscú dieron a WikiLeaks correos electrónicos sustraídos al Comité Nacional Demócrata y al jefe de la campaña de Hillary Clinton, John Podesta, entre otros.

Las posteriores filtraciones de los emails dañaron seriamente la imagen de la candidata demócrata durante la campaña.

La evaluación de la CIA sale a la luz poco después de que el presidente Barack Obama ordenara revisar todos los ciberataques registrados durante la campaña presidencial, antes de que entregue el poder el 20 de enero.

El equipo de transición de Trump negó las conclusiones de la CIA, alegando que los responsables de inteligencia "son los mismos que aseguraron que (el exdictador iraquí) Sadam Hussein tenía armas de destrucción masiva".

De igual forma, el portavoz del Comité Nacional Republicano, Sean Spicer, dijo a la CNN que la CIA "se equivoca". "No ocurrió", insistió.

El Departamento de Seguridad Nacional y la Dirección Nacional de Inteligencia —que gestiona 17 agencias estadounidenses de inteligencia— llegaron en octubre a la conclusión de que Rusia había pirateado las cuentas personales de miembros y organizaciones políticas para "interferir en el proceso electoral estadounidense".

Ante las dudas surgidas, Trump dijo la semana pasada a la revista Time que cree que las estimaciones de las agencias están influenciadas por motivos políticos.

¿Lo sabía el FBI?

"La comunidad de la inteligencia considera que el objetivo de Rusia fue favorecer a un candidato con respecto a otro, ayudar a Trump a ser elegido", dijo a The Washington Post un alto cargo que conoce los detalles de la sesión informativa hecha a un grupo de senadores sobre la materia.

La CIA dijo a esos legisladores que es "bastante evidente" que la finalidad de Moscú era que el magnate ganara, de acuerdo con fuentes citadas por el Post.

The New York Times apuntó, sin embargo, que no se sabe cuándo Rusia comenzó a apoyar a Trump.

"Muchos miembros de la inteligencia —y muchas personas que trabajaron en la campaña de Clinton— creen que el principal motivo de las autoridades rusas era simplemente perturbar la campaña y afectar la confianza en la votación", señaló el diario. Harry Reid. Foto: EFE / END

Las agencias no tienen pruebas tangibles de que las autoridades rusas ordenaran a los piratas informáticos dar a WikiLeaks los correos electrónicos robados. Además, el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, ha negado tener relación con el gobierno ruso.

“Intermediarios”

La CIA asegura que Rusia recurrió a "intermediarios" para evitar implicarse directamente en la cuestión.

El Post subrayó de todas formas que la evaluación de la CIA está lejos de reflejar la posición de las 17 agencias de inteligencia estadounidenses.

El jefe saliente de la minoría demócrata en el Senado, Harry Reid, acusó el sábado en el canal MSNBC al jefe del FBI, James Comey, que es republicano, de "no querer divulgar información sobre la interferencia de Rusia en las elecciones presidenciales" para ayudar a Trump.

"El FBI tenía esas informaciones desde hace algún tiempo", aseguró.

Su sucesor, Chuck Schumer, pidió que el Congreso abra una investigación para llegar al fondo del asunto.

"Que cualquier país haya podido entrometerse en nuestras elecciones debería sacudir a los dos partidos", señaló. "Es necesario que los miembros de la inteligencia (estadounidense) den cualquier información relevante (que tengan) para que el Congreso pueda llevar a cabo una investigación exhaustiva", añadió el senador.

Trump: "Pienso que es ridículo. Es otra excusa. No lo creo"

INVENTOS. El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó ayer que no cree en las conclusiones de la agencia de inteligencia (CIA), según las cuales Rusia interfirió en las elecciones estadounidenses para ayudarlo a ganar.

"Pienso que es ridículo. Es otra excusa. No lo creo", dijo el magnate en la cadena Fox, que lo interrogó sobre esa revelación difundida por el Washington Post.

"No saben si fue Rusia, China o algún otro" quien pirateó cuentas informáticas de organizaciones políticas durante la campaña presidencial, añadió el mandatario electo.

El equipo de transición de Trump había rechazado el sábado las conclusiones de la CIA, señalando en un comunicado que quienes redactaron el informe de la agencia de inteligencia "son las mismas personas que dijeron que Saddam Hussein tenía armas de destrucción masiva".

Según Trump, han sido "los demócratas quienes han hecho público esto porque sufrieron una de las más grandes derrotas de la historia política de este país".

Interrogado sobre si los demócratas buscarían debilitarlo con estas revelaciones, Trump respondió: "podría ser posible".

"Es la evaluación de la comunidad de inteligencia que el objetivo de Rusia aquí era favorecer a un candidato sobre el otro, ayudar a Trump a ser elegido", precisó el diario citando a un alto funcionario estadounidense.Sin embargo, algunas preguntas permanecen sin respuesta y la evaluación de la CIA está lejos de ser una evaluación formal producida por las 17 agencias de inteligencia estadounidenses, indicó el diario.

Por ejemplo, los agentes de inteligencia no tienen pruebas de que funcionarios rusos ordenaran a individuos identificados suministrar a WikiLeaks los correos demócratas pirateados.