•   El Cairo, Egipto  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) asumió ayer la autoría del atentado perpetrado el domingo contra la iglesia de San Pedro, situada en el recinto del patriarcado copto ortodoxo de El Cairo que mató a 23 personas, según un comunicado difundido a través de Instagram.

Según el comunicado, que también ha sido recogido por el servicio internacional de inteligencia antiterrorista SITE, el atentado fue perpetrado por "el mártir Abu Abdala al Masri", que las autoridades egipcias han identificado como Mahmud Shafiq, de 22 años.

La nota, cuya veracidad no ha podido ser confirmada, asegura que el atacante era un suicida que detonó un cinturón de explosivos que llevaba adosado y que causó 80 víctimas entre muertos y heridos. 

Según el Ministerio de Sanidad egipcio, un total de 23 personas murieron y 49 resultaron heridas en el ataque.

"Que sepan todos los infieles y apóstatas de Egipto y de todas partes, que nuestra guerra contra los idólatras continúa", asegura la nota.

CON ANTECEDENTES

El autor material del atentado contra la iglesia de San Pedro, en el centro de El Cairo, fue detenido en 2014 por posesión de armas y participar en una protesta armada, aseguró ayer el ministerio egipcio de Interior.

En aquella ocasión fue arrestado por pertenecer al grupo de los Hermanos Musulmanes, participar en una manifestación armada y estar en posesión de armamento, indicó Interior en un comunicado difundido en su página oficial de Facebook.

De acuerdo con la nota, el individuo fue liberado posteriormente, sin explicar las razones, y otra vez incluido en la lista de personas buscadas, tras una sentencia emitida contra él.

El Ministerio de Interior vinculó al terrorista y a la supuesta célula a la que pertenecía (compuesta por 8 personas) con el grupo de los Hermanos Musulmanes, con Catar y con la filial del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en la península del Sinaí.

Tres hombres una mujer has sido detenidos y otras tres personas continúan en busca y captura.

El cerebro del ataque, identificado como Muhab Mostafa, se encuentra en paradero desconocido. 

El ministerio precisó que Mostafa viajó el año pasado a Catar, donde los líderes de los Hermanos Musulmanes le convencieron de llevar a cabo "sus planes terroristas" y le enviaron otra vez a Egipto "con apoyo financiero y logístico".