•   Naciones Unidas, EE.UU.  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los países occidentales intentaban movilizarse este jueves para ayudar a los civiles de Alepo, que comenzaron a ser evacuados de los barrios rebeldes de esta ciudad siria, y presionar a Rusia e Irán, apoyos del presidente Bashar al Asad.

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá de urgencia el viernes a las 12H00 (17H00 GMT), a petición de Francia, para promover el despliegue en Alepo de observadores internacionales en el marco de una iniciativa europea.

El embajador francés ante Naciones Unidas, François Delattre, consideró "más necesario que nunca" obtener el despliegue de "observadores internacionales" bajo auspicio de la organización para supervisar las operaciones de evacuación y el envío de ayuda a los habitantes de Alepo.

"Francia y Alemania y otros aliados europeos", explicó, "trabajan en estrecha cooperación sobre propuestas" concretas tendientes a garantizar "una evacuación (de civiles) en toda seguridad y un acceso a la ayuda humanitaria" en la ciudad.

Estados Unidos también reclamó un despliegue de observadores.

Lea además: Bana, la niña de Alepo que conmociona las redes sociales

El régimen sirio se dispone a proclamar su mayor victoria de la guerra con la reconquista total de Alepo, la segunda ciudad siria, de la que miles de civiles y rebeldes fueron evacuados este jueves.

Por su parte, el ministro británico de Relaciones Exteriores, Boris Johnson, anunció en Londres que había convocado a los embajadores ruso e iraní para darles cuenta de la "profunda inquietud" por la situación en Alepo y para denunciar "las acciones de Irán y Rusia en Siria".

"Es crucial proteger a los civiles y hacer llegar la ayuda", subrayó.

El titular británico de Defensa, Michael Fallon, dijo de su lado que "no ve futuro al presidente Al Asad en Siria (...) incluso a pesar de que triunfa sobre la oposición en Alepo".

En Bruselas, donde se celebraba una cumbre del Consejo Europeo, los dirigentes de los 28 Estados miembros condenaron "con fuerza" la ofensiva llevada a cabo en Alepo por el régimen sirio y sus aliados.

No obstante, la falta de consenso hizo imposible por el momento aplicar sanciones a Rusia por su papel en Siria.

"Rusia asume compromisos que no respeta", lamentó el presidente francés, François Hollande, quien pidió a Europa "hacerse escuchar".

"Los responsables de estas atrocidades" en Alepo deberán "rendir cuentas", dijo por su parte la primera ministra británica, Theresa May.

Los embajadores de los 15 países del Consejo de Seguridad serán informados el viernes de los últimos desarrollos en Alepo por el jefe de operaciones humanitarias de la ONU, Stephen O'Brien.

Las primeras evacuaciones de los barrios rebeldes de Alepo tuvieron lugar este jueves, con un convoy de ambulancias y autobuses con 951 personas a bordo, entre las que había más de 200 rebeldes y 108 heridos, según una fuente militar en el lugar.

"Hay 50.000 personas [aún atrapadas], de las que 40.000 son civiles que tuvieron la mala suerte de vivir en esa parte de la ciudad. Los otros son combatientes, entre 1.500 y 5.000, y sus familias", declaró este jueves el emisario de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, en una rueda de prensa en París.