•   Beirut, Líbano  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La evacuación de miles de enfermos, heridos, civiles y combatientes del este de la ciudad septentrional siria de Alepo comenzó ayer y aún está en pleno desarrollo, lo que ha sido celebrado por el presidente sirio, Bachar al Asad, que ha felicitado a sus compatriotas por "la liberación" de la urbe.

El director del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Oriente Medio, Robert Mardini anunció en su cuenta de Twitter que hasta el momento al menos 40 heridos graves y 3,000 civiles han salido del este de Alepo en las dos primeras tandas de evacuación y que una tercera está en marcha.

La portavoz del CICR en Siria, Ingy Sedky, que se encuentra en la zona, precisó a Efe que los evacuados han sido trasladados a áreas del oeste de la provincia de Alepo. 

Sedky indicó que por el momento no se sabe cuándo acabará el proceso, que está transcurriendo con lentitud. 

El presidente del Consejo Local del pueblo de Jan Tuman, Mohamed Hasan, que ha participado en la comisión para la evacuación de heridos y civiles constituida en el oeste de la provincia, dijo a Efe por teléfono que, según sus cifras, al menos 1,150 personas -todas ellas heridos y civiles- salieron ayer de Alepo.

Hasan destacó que entre los evacuados había 250 heridos, algunos de los cuales han sido traslados a Turquía a través del paso fronterizo de Bab al Haua, mientras que el resto han sido ingresados en centros médicos y hospitales del oeste de la provincia de Alepo.

En cuanto a los civiles, Hasan subrayó que "necesitan de todo, es gente que ha sufrido un asedio de más de cuatro meses y no se les han permitido llevarse nada".

DISTRIBUCIÓN

El responsable, que es también director ejecutivo de la ONG Asociación Qatralnada para el Desarrollo de Socorro, agregó que los civiles serán repartidos por pueblos de la región y en campos de desplazados.

La evacuación comenzó está mañana después de que anoche las partes alcanzaran un acuerdo para un alto al fuego y la salida de los asediados del último reducto rebelde que quedaba en el sureste de Alepo, que abarcaba una superficie que no era superior a unos tres kilómetros cuadrados.

Según datos proporcionados por la televisión siria, está previsto que unos 4,000 combatientes con sus familiares y 9,000 civiles abandonen los distritos sitiados de la parte oriental de Alepo.

La cadena explicó que los evacuados son recogidos por las ambulancias y autobuses en el área de Tel Zarazir, en el este, y desde allí cruzan a la zona en poder del Gobierno a través del corredor de Al Ramusa-Ameriya, para luego dirigirse a Al Rashidín, cinco kilómetros al oeste de Alepo, y desde ahí son distribuidos a otras partes de la provincia en manos rebeldes.

El CICR, la Media Luna Roja Siria y varias agencias de la ONU están supervisando y facilitando el proceso de evacuación.

Sedky detalló que un centenar de voluntarios y trabajadores del CICR y de la Media Luna Roja Siria, junto con diez ambulancias están participando en la operación.

El inicio de la evacuación no estuvo exento de incidentes, que, no obstante, no han impedido que prosiga.

La televisión oficial siria informó que un proyectil de mortero disparado por "organizaciones terroristas" impactó en el distrito de Al Furqan, en poder de las autoridades, sin registrarse víctimas.

Por su parte, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos aseguró que al menos tres personas resultaron heridas por disparos de las fuerzas gubernamentales contra el área de Tel Zarazir.

La Defensa Civil Siria, que presta labores de rescate en lugares fuera del control del Gobierno, reveló en Twitter que uno de sus voluntarios resultó herido por los disparos de un francotirador cuando se dedicaba a despejar la ruta por la que se iba a llevar a cabo la evacuación de heridos y enfermos de Alepo.

ASAD FELICITA

Mientras se desarrolla la evacuación, Al Asad quiso dar ayer la enhorabuena a los sirios por la "liberación de Alepo".

En un video, difundido por la agencia de noticias oficial siria, SANA, Al Asad felicitó "en los mejores términos a todos los ciudadanos sirios".

Al Asad auguró que "la situación cambiará no solo en Siria o en la región, sino en todos los países del mundo; habrá un antes y un después de Alepo; el tiempo se convertirá en historia". 

"Lo ocurrido hoy es historia y todos los ciudadanos sirios la están escribiendo, pero no empezó hoy sino hace cinco años con el comienzo de la crisis y la guerra en Siria", destacó.