•   Jordania  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Siete personas, incluida una turista canadiense, murieron en un ataque perpetrado este domingo por hombres armados contra una comisaría y varios vehículos de la policía cerca de un lugar turístico en el sur de Jordania.

Cuatro policías, dos civiles jordanos y una turista canadiense perdieron la vida y varias personas resultaron heridas en una serie de tiroteos en Karak, indicó el servicio de Seguridad General en un comunicado.

Esta ciudad, conocida por su ciudadela cruzada (siglo XII), una de las mayores de la región, situada a unos 120 kilómetros al sur de Ammán.

Según el servicio de Seguridad General, el primer ataque tuvo lugar cuando una patrulla de la policía acudió a una casa de Karak después de que se alertara de un incendio.

"Nada más llegar al lugar, hombres armados no identificados que estaban dentro de la casa abrieron fuego contra la patrulla, hiriendo a un policía, y después huyeron en un coche", según el comunicado del servicio de Seguridad, citado por la agencia oficial Petra.

"Poco después, hombres armados abrieron fuego contra otra patrulla", según el texto.

Al mismo tiempo, individuos atrincherados en la ciudadela dispararon contra la comisaría de policía de Karak, "hiriendo a varios policías y peatones", que fueron llevados al hospital, precisó el comunicado.

Una fuente de seguridad indicó que algunas personas se habían visto atrapadas en uno de los primeros niveles de la fortaleza cuando hombres armados llegaron allí para refugiarse, pero desmintió que hubieran sido tomadas como rehenes por los atacantes, como informó la prensa.

El primer ministro, Hani Muliq, que intervenía en el Parlamento en el momento de los hechos, afirmó que "las fuerzas especiales y policías rodeaban a diez hombres armados atrincherados en la ciudadela de Karak".

Una fuente de seguridad había indicado anteriormente a la AFP que los mismos se habían refugiado en la ciudadela y que se habían enviado refuerzos policiales al lugar.

Los ataques no fueron reivindicados.

Jordania forma parte de la coalición internacional antiyihadista que bombardea al grupo Estado Islámico (EI) en Siria e Irak desde 2014. El reino ha llevado a cabo bombardeos aéreos contra los yihadistas y alberga en su territorio a tropas de la coalición.

Merma del turismo afecta a la economía

En junio, un atentado suicida reivindicado por el EI le costó la vida a siete guardias fronterizos jordanos, cerca de sus límites con Siria.

Los ataques coincidieron con los esfuerzos de Jordania por dar un impulso al turismo, un sector clave de su economía.

Segunda fuente de ingresos por detrás de los envíos de remesas de los expatriados, el turismo contribuyó en 2015 al 14% del PIB del reino.

Jordania es conocida por sus espléndidos vestigios, algunos de los cuales son de los más importantes de Oriente Medio, como la ciudad nebatea de Petra, una de las siete maravillas del mundo, o el templo romano de Jerash. El desierto de Wadi Rum y el mar Muerto figuran también entre sus atracciones turísticas.

Hasta hace unos años, estos lugares atraían a cientos de miles de turistas occidentales, ávidos de descubrir los rastros de las grandes civilizaciones.

Pero los visitantes dejaron de acudir, asustados por los disturbios relacionados con las revueltas del mundo árabe de 2011 y los conflictos de los países vecinos de Jordania.