•   Turquía  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un paso fronterizo turco, atascado a diario por decenas de camiones, se ha convertido en el punto de tránsito de la ayuda humanitaria para los sirios evacuados de Alepo, a punto de ser reconquistada por el régimen de Bashar al Asad.

El puesto de Cilvegözü, en la provincia de Hatay (sur), se sitúa en una región apacible donde no se sospecha el horror de la guerra que se libra a unas decenas de kilómetros más al sur.

Turquía, que acoge a cerca de tres millones de refugiados, en su mayoría sirios, ha preferido en los últimos meses proporcionar ayuda en el país vecino en lugar de aceptar a más migrantes en su territorio.

Pero en Cilvegözü, enfrente del paso sirio de Bab al Hawa, muchas organizaciones se han movilizado ante la situación en Siria, y varias oenegés turcas desempeñan un papel clave en el envío de ayuda humanitaria para los civiles de Alepo desplazados en la provincia vecina de Idlib.

Cada día, decenas de camiones de la Media Luna Roja turca y de la oenegé islámica turca IHH se dirigen hacia Siria, no hacia Alepo, sino hacia los campos que acogen a miles de personas cerca de la frontera.

Comida, pañales, ropa

Los camiones turcos no pueden cruzar directamente la frontera, sino que deben descargar sus mercancías en camiones sirios en la frontera, explica Izzet Sahin, de IHH.

"Es un trabajo exigente", dice a la AFP desde el centro logístico de las oenegés en Bab al Hawa, a cerca de un kilómetro de la frontera turca.

"El paso de camiones turcos en territorio sirio sigue considerándose como un problema por razones de seguridad", asegura.

Desde principios de mes, la Media Luna Roja turca ha enviado 216 camiones y el IHH, 381, todos cargados de ayuda humanitaria.

"Vengo de Konya", en el centro de Anatolia, cuenta un conductor de camión que espera a cruzar la frontera. "Llevo comida, pañales para bebés y ropa para los sirios".

Turquía tiene intención de instalar un inmenso "campo de tiendas de campaña" en la provincia de Idlib, que podrá alojar a un máximo de 80.000 sirios evacuados de Alepo.

Según las autoridades turcas, se han identificados tres sitios posibles para construirlo.

"Turquía ya ha gestionado con éxito operaciones humanitarias de este tipo. No hay ningún problema", asegura un responsable turco.

Ankara ha comenzado a instalar un campo similar para un millar de personas en su ciudad fronteriza de Reyhanli. El sitio acogerá a los heridos, los minusválidos y sus familiares.

Coches fúnebres

Desde el inicio de la guerra en Siria, en 2011, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan ha abogado por una política de puerta abierta para los sirios.

Pero, en realidad, la entrada de sirios en Turquía se ha complicado, ya que Ankara prefiere atenderlos en su país.

Uno de los objetivos de la intervención militar turca en Siria consiste en crear una "zona de seguridad" en la que puedan instalarse los desplazados.

Los hospitales turcos cuidan, sin embargo, de los sirios heridos de gravedad.

Desde el inicio de las evacuaciones la semana pasada, 131 heridos de Alepo, incluidos 46 niños, han sido trasladados a Turquía, indicó un responsable turco a la AFP.

Cinco fallecieron y unos coches fúnebres turcos llevaron sus cuerpos hasta la frontera.

Turquía, uno de los países más críticos con el régimen de Damasco, es, junto a Rusia, uno de los negociadores del alto el fuego que ha permitido la evacuación de civiles y rebeldes de Alepo Este.

Esas evacuaciones quedaron interrumpidas varias veces en los últimos días, a raíz de afrontamientos o desacuerdos entre las fuerzas gubernamentales y los rebeldes.

El sábado, miles de turcos viajaron a la frontera con Siria en autocar y en coche con el lema "Abrid la vía para Alepo".