•   Sidney  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Australia firma el martes con Francia "el mayor contrato de defensa de su historia" al adquirir para su marina doce submarinos de ataque por un valor de 34.000 millones de euros (35.700 millones de dólares).

El acuerdo será firmado por el primer ministro australiano Malcolm Turnbull y el ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian, en Adelaida, la ciudad portuaria del sur de Australia, donde serán construidos estos submarinos de última generación.

El ministro francés inaugurará en Adelaida una edificio del grupo grupo industrial francés DCNS, especialista en la industria naval militar, que será denominado DNCS Australia y donde 250 a 300 ingenieros supervisarán la construcción de los submarinos.

El gobierno australiano deseaba que en el contrato se asegurara que gran parte del proceso de fabricación fuera realizado en Australia para maximizar la participación y el empleo en este país.

Este acuerdo supone "el mayor contrato de defensa de la historia australiana", recordó este lunes la ministra australiana de Defensa, Marise Payne, en conferencia de prensa en Sydney, en presencia de Le Drian.

Este acuerdo "instaura el marco legal que regirá durante las próximas décadas la asociación entre Australia y Francia sobre submarinos", añadió.

DCNS, controlado a 62% por el Estado francés, fue elegido en abril para la parte diseño, fabricación, mantenimiento y formación de personal.

Los 12 submarinos Shortfin Barracuda que han sido pedidos son derivados de la nueva generación de submarinos nucleares de ataque Barracuda, de 99 metros de eslora, y 4.650 toneladas en superficie. El primer ejemplar será entregado en 2019.

Flota 'superior'

Estos navíos están destinados a reemplazar los submarinos australianos convencionales, a propulsión diésel o eléctrica, de la clase Collins. El objetivo según la ministra australiana Payne es dotar a Australia de una flota "superior en el ámbito regional".

"Francia como Australia consideran que la seguridad de la zona indo-pacífica tiene una particular importancia", declaró por su lado el ministro francés de Defensa. Esta región es fuente de tensiones debido a los diferendos marítimos entre China y sus vecinos.

Según Payne, el contrato va a movilizar unos 2.800 empleos en Australia. En Francia, el acuerdo va a requerir de cuatro millones de horas de trabajo para el DCNS, y garantizará entre 3.000 y 4.000 empleos.

Francia y Australia también firmaron el 8 de diciembre un acuerdo que "permitirá facilitar el intercambio de informaciones clasificadas" sobre los futuros submarinos, según una fuente francesa.

"Es un acuerdo clásico para un programa sensible" dijo esta fuente,que excluyó cualquier relación con la reciente filtración masiva en la prensa australiana de datos técnicos relativos a un programa de submarinos franceses para India.

DCNS había sido elegido en abril en detrimento del alemán ThyssenKrupp Marine Systems (TKMS) y de un consorcio japonés liderado por Mitsubishi Heavy Industries y apoyado por el gobierno japonés.

El proceso de licitación fue políticamente sensible en Australia, en un contexto de temores sobre el futuro de la industria naval local.