•   Naciones Unidas  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Con el apoyo de Rusia, el Consejo de Seguridad aprobó el lunes el rápido despliegue de observadores de la ONU en Alepo para monitorear las evacuaciones e informar sobre la situación de los civiles que permanecen en la asediada ciudad siria.

El Consejo adoptó por unanimidad el proyecto de resolución presentado por Francia, que da la primera muestra de unidad en meses entre las potencias mundiales sobre la crisis en Siria.

Según el documento adoptado hoy, personal humanitario de la ONU que ya se encuentra sobre el terreno se encargará de vigilar el proceso de evacuación de Alepo oriental con el fin de garantizar la protección de esas personas y evitar posibles abusos.

La resolución, la 2328, destaca la importancia de "asegurar el paso voluntario, seguro y digno de todos los civiles desde los distritos orientales de Alepo u otras zonas al destino que elijan, bajo la supervisión y la coordinación de las Naciones Unidas y otras instituciones pertinentes".

Para ello, encarga al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que adopte "medidas urgentes" para poner en marcha la supervisión de las evacuaciones, "en consulta con las partes interesadas".

Esa consulta con las partes resultaba fundamental para Rusia, que defendía que cualquier iniciativa en este ámbito necesita ser coordinada con el régimen sirio.

El embajador francés ante la ONU, François Delattre, aseguró hoy que la resolución sienta la base "para evitar nuevas atrocidades masivas en Alepo oriental".

Según Delattre, Naciones Unidas está preparada para comenzar a implementar la resolución sin retraso.