•   Moscú y Turquía  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El embajador de Rusia en Turquía Andrei Karlov, asesinado el lunes en Ankara, era un diplomático avezado que contribuyó a distender las relaciones entre Ankara y Moscú después de fuertes turbulencias.

El diplomático de 62 años fue destinado en Turquía en 2013, cuando los dos países intentaban reforzar sus relaciones comerciales pese a sus profundas discrepancias en torno a la guerra en Siria.

Relacionado: Rusia anuncia que su embajador en Turquía murió en ataque

En noviembre de 2015, las relaciones entre los dos países se envenenaron cuando un cazabombardero turco derribó un avión de combate ruso en la frontera siria, un acto calificado por Moscú de "puñalada por la espalda".

Transcurridos siete meses, el presidente ruso Vladimir Putin y su homólogo turco Recep Tayyip Erdogan empezaron a aplacar las diferencias.

La portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores ruso Maria Zakharova calificó el lunes el asesinato del diplomático de "día trágico en la historia de nuestro país y de nuestro servicio diplomático".

Te interesa: El papa envía telegrama a Putín para expresar pésame por muerte de embajador

"Hizo cuanto pudo por solventar la crisis en las relaciones turco-rusas, desatada hace un año por estos acontecimientos trágicos", explicó, añadiendo que Karlov "en los últimos años concentró la mayor parte de sus esfuerzos en la búsqueda de una solución en Siria y la estabilidad en la región".

El presunto asesino del diplomático, un policía turco, fue filmado mientras gritaba "Alepo" y "Allahu Akbar" ("Dios es grande") después de haberle disparado al embajador durante la inauguración de una exposición artística en Ankara, un acto tachado de "terrorista" por Moscú.

Rusia apoya militarmente en Alepo al régimen de Bashar al Asad, y Turquía a la oposición que intenta derrocarlo desde 2011.

Este martes se celebró en Moscú una reunión entre los ministros de Relaciones Exteriores y de Defensa rusos, turcos e iraníes.

Más: Nicaragua se solidariza con Rusia y condena asesinato de embajador

Antes de su puesto en Ankara, Karlov, que hablaba coreano e inglés, pasó en la península coreana buena parte de su carrera, iniciada bajo la era soviética. Desempeñó cargos en las dos Coreas; fue embajador en Pyongyang de 2001 a 2006. Rusia es uno de los pocos países en mantener relaciones relativamente buenas con Corea del Norte.

Estaba casado y tenía un hijo.