Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

La sede de un centro comunitario judío, ubicado en una zona al norte de Caracas, fue atacada la madrugada de ayer jueves con una granada, sin causar víctimas, informó el presidente del centro religioso, Abraham Garzón.

“Los daños materiales no han sido muchos, pero sí el daño espiritual, porque pareciera que hay personas en nuestro país que se han dedicado a sembrar terrorismo y antes eso no pasaba”, dijo Garzón a la televisora Globovisión.

La sede de la sinagoga fue impactada a la una de la madrugada del jueves por una “granada pequeña y de una onda expansiva bastante elevada”, explicó Garzón, siguiendo la información suministrada por los cuerpos policiales.

La Fiscalía venezolana informó que funcionarios policiales se trasladaron hasta el lugar del siniestro y ya inició las investigaciones.

Nadie se adjudica ataque

Los atacantes “no dejaron panfletos ni rastros”, indicó Garzón. “Imagino que se trata de personas que se dedican a amedrentar a todo lo que se refiere a la comunidad judía”, dijo el responsable del centro.

“No es una casualidad, la gente de buena fe no se dedica a lanzar explosivos a sinagogas”, agregó.

La noche del pasado 30 de enero, cerca de 15 personas irrumpieron en la Sinagoga Principal de Caracas, donde destrozaron objetos de culto y pintaron frases contra Israel y contra la comunidad judía.

Tras las investigaciones penales, siete funcionarios policiales y cuatro miembros de bandas delictivas fueron arrestados por estar presuntamente involucrados en ese ataque.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, condenó el ataque contra la sinagoga de Caracas, y acusó a la oposición de estar detrás de los hechos.

En enero, el gobierno venezolano expulsó al Embajador de Israel en Caracas, y cortó relaciones con ese país en repudio por los ataques militares israelíes en la Franja de Gaza.