•   Beirut  |
  •  |
  •  |
  • EFE / AFP

El grupo Estado Islámico en Siria difundió este jueves en las páginas web yihadistas un vídeo que muestra a dos soldados turcos quemados vivos, y reivindicó la acción, justo cuando Ankara combate a la organización causándole numerosas bajas en sus filas.

En las imágenes se ve cómo sacan a dos hombres uniformados de una jaula, los atan y los queman vivos. El ejército turco afirmó el mes pasado que había perdido el contacto con dos de sus soldados en Siria. Antes, la agencia de prensa afiliada al EI, Amaq, reivindicó su secuestro.

Antes de esta ejecución extrajudicial, los dos militares aparecen enjaulados y hacen una supuesta confesión en turco, con subtítulos en árabe, en la que se identifican y afirman que han luchado contra "los soldados del califato" y han sido hechos prisioneros.

Después, son sacados de las jaulas y conducidos por los extremistas, que les obligan a caminara gatas, hasta el lugar de su asesinato.

Previamente, aparece un presunto miembro del EI que profiere amenazas en turco, con subtítulos en árabe, al presidente de Turquía, Recep Tayipp Erdogan, y a su Gobierno.

"Lo que habéis hecho a los musulmanes no quedará sin venganza y los soldados del califato se vengarán de vosotros", afirma el radical.

Asimismo, el extremista hace un llamamiento a los "muyahidines" (guerreros santos) de Turquía a que hagan la yihad o guerra santa.

En sus primeras imágenes, el vídeo, de 19 minutos de duración, enseña un montaje propagandístico en el que critica a Turquía por su participación en la "coalición cruzada", en referencia a la coalición internacional liderada por EEUU contra el EI en Siria e Irak.

También acusa a las fuerzas turcas de "matar a musulmanes" por su operación "Escudo de la Cruz", en alusión a la ofensiva "Escudo del Éufrates" que Turquía desarrolla junto a rebeldes sirios en el norte de Alepo contra el EI y las milicias kurdas.

Se desconoce si los soldados turcos quemados son los dos militares que fueron capturados a finales de noviembre en las inmediaciones de Al Bab, feudo de los radicales en el norte de Alepo, según informaron en su día fuentes opositoras sirias.

En febrero de 2015, el EI difundió un vídeo en el que supuestamente quemaba vivo al piloto jordano Muaz Kasasbeh, capturado por los yihadistas meses antes cuando su avión, que formaba parte de la coalición internacional, se estrelló en Al Raqa, en el noreste sirio.