•   Mosul, Irak  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El grupo terrorista Estado Islámico (EI) golpeó ayer el este de la ciudad de Mosul con un atentado con coches bomba en el barrio de Kukyeli, el primero que las fuerzas iraquíes conquistaron tras irrumpir en la urbe a finales del pasado mes de octubre.

Al menos 30 personas murieron y decenas resultaron heridas por la explosión de tres vehículos conducidos por suicidas, que se hicieron estallar cerca de las fuerzas de seguridad y de civiles, informó a Efe una fuente de seguridad iraquí.

El jefe de la Policía de la provincia de Nínive, de la que Mosul es capital, el general de brigada Wasiq al Hamdani, dijo a Efe que los terroristas suicidas se infiltraron hasta Kukyeli a través de los barrios de Al Qudis y Al Intisar.

Al Hamdani detalló que el ataque causó 53 muertos y heridos, entre ellos cuatro miembros de las fuerzas de seguridad iraquíes, que perdieron la vida.

Según el mando policial, el atentado de ayer es "una muestra de frustración" del EI y un intento de "vengarse de los ciudadanos inocentes" en los barrios del este de Mosul, de donde los yihadistas fueron expulsados.

INSEGURIDAD

Al Hamdani admitió que no habían previsto que el EI pudiera infiltrarse en la zona debido a las grandes medidas de seguridad en esta área, donde están desplegados la Policía de Nínive y unidades antiterroristas y del ejército iraquí. Un residente de Mosul que resultó herido en las explosiones, Mohamed Qasem Ahmed, dijo a Efe que va a sacar a su familia de la ciudad porque no es seguro permanecer allí, aunque tengan que marcharse a un campo de refugiados.

"Será muy duro pero es más seguro que permanecer aquí donde hay explosiones. Ya no confiamos más en las fuerzas de seguridad", declaró.

"Tras la alegría por la liberación (del barrio), lo que ha ocurrido hoy (ayer) es desesperante", añadió.

ANUNCIAN OFENSIVA

Ayer mismo tuvo lugar una reunión de dirigentes militares iraquíes en la sede del mando de la Brigada IX en Al Hamdaniya, en el este de Mosul, para estudiar un plan de seguridad para la parte oriental de la urbe y para recuperar el resto de barrios que aún están en manos del EI. 

El dirigente de las tropas terrestres, el general Riad Yalal Taufiq, dijo a Efe que la próxima etapa de la operación se desarrollará en todos los frentes y el objetivo será garantizar la seguridad de los civiles. Por su parte, el portavoz de las fuerzas conjuntas, Yehia Rasul, aseguró que en los próximos días va a empezar la ofensiva para "liberar" toda la mitad oriental de Mosul, donde las tropas ya controlan 46 barrios, pero aún faltan otros por conquistar.

Mientras, el diputado por Nínive en el Parlamento iraquí Abdelrahim al Shamri dijo a Efe que los coches bomba utilizados por el EI son vehículos blindados del ejército iraquí que fueron robados por los terroristas en 2014. Asimismo, destacó que la segunda parte de las operaciones para expulsar al EI de Nínive tiene que ser "más exacta" y que, con ese propósito, se suspendieron las operaciones militares en los pasados días para estudiar una estrategia.