•   Berlín, Alemania  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La canciller alemana Angela Merkel intentó este jueves aportar tranquilidad diciendo que espera "muy pronto" la detención del tunecino sospechoso de perpetrar el atentado de Berlín, mientras que la policía es duramente criticada por no haber seguido la pista de este notorio islamista.

Los investigadores encontraron huellas dactilares del presunto autor del ataque, Anis Amri, solicitante de asilo de 24 años, en la cabina del camión que atropelló a las víctimas, anunció este jueves el ministro del Interior.

"Se han encontrado huellas dactilares en la cabina", declaró Thomas de Maizière, quien afirmó que varias pruebas indican que Amri es "muy probablemente el autor" del atentado que dejó 12 muertos el lunes. 

Sobre Amri pesa una orden de arresto europea lanzada por la justicia alemana. El acto fue reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI). 

La Policía efectuó varias operaciones este jueves por la mañana por toda Alemania, como en Dortmund (oeste), en Renania del Norte-Westfalia, región en la que Amri vivió durante un tiempo. Además, se llevaron a cabo registros en un centro de refugiados del mismo sector y en dos apartamentos de Berlín, según medios de comunicación.

De las víctimas, se han identificado a seis alemanes, un polaco, una italiana y una israelí. 

Tras una visita al cuartel general de los investigadores en Berlín,  Merkel dijo que espera "una pronta detención", y alabó "el trabajo altamente profesional (...) sin pausa" de los agentes. 

Dijo también estar "muy orgullosa" de la "calma" de los alemanes, que no cedieron ante el pánico tras el atentado más sangriento perpetrado en el país.

Lea: Los berlineses regresan al mercadillo de Navidad donde se produjo el atentado

DESCOORDINACIÓN 

Además de las críticas recurrentes sobre su política de acogida de refugiados, Merkel tendrá que enfrentar la controversia causada por la descoordinación de las autoridades a la hora de vigilar al principal sospechoso. 

El caso de Amri pone la "lupa" sobre las lagunas del sistema, lanzó otro miembro de la familia política de Merkel, Stephan Mayer. 

En primer lugar, la Policía perdió tiempo antes de centrar su investigación en el tunecino, pese a haber encontrado un documento de identidad suyo en el camión utilizado en el ataque. 

La Policía berlinesa aseguró el jueves que la billetera que contenía este documento no fue hallada hasta el martes, lo que explicaría que los investigadores centran sus pesquisas en un sospechoso paquistaní, que finalmente fue exculpado.

Amri era conocido de la Policía. 

Estuvo vigilado durante la mayor parte de 2016, principalmente en Berlín, donde se sospechaba que podría estar preparando un atentado y un robo para comprar armas automáticas. Pero en septiembre, la fiscalía abandonó la investigación por falta de pruebas.

Aunque su solicitud de asilo fue rechazada, Túnez bloqueó su expulsión.

Más: El tunecino buscado por el atentado en Berlín vivió y fue arrestado en Italia 

Según el New York Times, también era conocido de las autoridades estadounidenses por haberse puesto en contacto, al menos una vez, con el grupo EI y por haber buscado en internet cómo fabricar explosivos. 

La revista alemana Der Spiegel, citando escuchas telefónicas de "predicadores" islamistas, afirmó que Amri se había propuesto "desde hacía meses" para una misión suicida.