•   México  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Familiares de las víctimas de una explosión en el mercado de pirotecnia más grande de México hallaron a todas las personas reportadas como desaparecidas tras la tragedia que dejó 35 muertos, mientras las autoridades lograron identificar a gran parte de los cadáveres, informó ayer una fuente oficial.

Sin embargo, de los casi 60 heridos que dejó la deflagración, cinco personas permanecen en estado muy grave, dijo en entrevista con Televisa Alejandro Gómez, fiscal del estado de México, donde se localiza el mercado.

Entre los lesionados de mayor gravedad se encuentran tres niños. Uno de ellos llegó por la noche a un hospital de Galveston, Estados Unidos, y se esperaba estabilizar a los otros dos para que fueran trasladados a ese nosocomio especializado en pacientes quemados. 

Más: Comienzan a enterrar a víctimas mortales de explosión en México, que ascienden a 35

"En relación a las personas desaparecidas, anoche ya no teníamos en la lista algún nombre porque en el transcurso del día de ayer, que todavía eran 12, sus familiares los fueron encontrando en los hospitales o algunos lamentablemente en los Servicios Médico Forenses", dijo el funcionario.

De las 35 personas que fallecieron ya se tienen 31 reconocidas.

En algunos casos fue necesario hacer análisis genéticos de los cuerpos dado el grado de calcinación.

La explosión ocurrió la tarde del martes en el mercado conocido como San Pablito, en Tultepec (a las afueras de Ciudad de México), en momentos de gran actividad con gente comprando cohetes para las fiestas de diciembre. Aunque decenas de peritos fueron desplegados en la zona, las autoridades aún no han establecido la causa del siniestro.

"No son peritajes fáciles, no son de un día para otro", dijo el fiscal Gómez, al asegurar que si se concluye que hubo "algún culpable, se le va a castigar".

La fuerte explosión causó la muerte en el lugar de 26 de los 35 fallecidos y dañó casas aledañas y vehículos. 

Este mercado ya ha vivido años atrás este tipo de siniestros.

El 15 de septiembre de 2005, cuando también se comerciaban grandes cantidades de fuegos artificiales por la fiesta de Independencia, un incendio y explosiones consumieron el mercado en su totalidad.  Al año siguiente, otra explosión destruyó más de 200 puestos. 

Ambos incidentes dejaron decenas de lesionados, pero sin víctimas mortales.

También: Explosiones mortíferas de fuegos artificiales, un drama demasiado frecuente