•   Italia y Alemania  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La muerte del presunto autor del atentado en Berlín, el tunecino Anis Amri, abatido en un tiroteo con la Policía la madrugada de este viernes en Milán, norte de Italia, puso fin a cuatro días de caza al hombre en Europa.

Amri, de 24 años, era el principal sospechoso del ataque el lunes a un mercado navideño de Berlín que causó la muerte de 12 personas y 50 heridos, reivindicado sucesivamente por el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Lea: Los dos policías que abatieron a Anis Amri, nuevos héroes de Italia

“Fue por casualidad que lo descubrimos durante un control rutinario, parece absurdo pero es la verdad”, admitió el jefe de la Policía de Milán, Antonio de Iesu.  Policía se restablece.

Solo cargaba el arma con la que disparó, no tenía móvil, llevaba un pequeño cuchillo y unos pocos cientos de euros”, explicó en una conferencia de prensa.

Según el relato de la Policía, Amri “estaba tranquilo”, pero cuando se le pidió vaciar la mochila que cargaba, con un gesto repentino, sacó una pistola calibre 22 “ya cargada, lista para su uso, y disparó”, hiriendo en un hombro a uno de los dos agentes  que participaron en la operación.

El otro policía, el agente, Luca Scattá, disparó contra Amri, que se había refugiado detrás de un auto, hiriéndolo en un costado, disparo que causó su muerte después de 10 minutos. El policía Cristian Movio, herido por el terrorista, se recupera en  un hospital.

“Guardamos la máxima atención, ninguna amenaza será subestimada”, advirtió satisfecho en Roma el primer ministro Paolo Gentiloni.

Italia reforzó las medidas de seguridad y miles de policías, carabineros y fuerzas de seguridad, entre ellos soldados, han sido desplegadas en lugares claves ante el temor de atentados durante las fiestas.

También: Llueven críticas sobre Policía por atentado en Berlín

El tunecino, que acababa de llegar de Francia en tren, tenía en los bolsillos varios billetes de viaje en ese país y había pasado por Turín.

Las razones de su llegada al amanecer a Milán, y en particular al barrio de Sesto San Giovanni, así como sus posibles contactos o apoyos en Italia, están siendo investigados por la Policía antiterrorismo. 

Amenaza persiste

La amenaza terrorista persiste en Alemania tras la muerte en la madrugada del viernes  del presunto autor del atentado de Berlín, advirtió la canciller Ángela Merkel. 

“Podemos sentirnos aliviados por el hecho de que el peligro inmediato ya pasó”, declaró la jefa de gobierno en Berlín, pero “continúa el peligro terrorista en su conjunto, como en los últimos años. Eso lo sabemos todos»,  dijo la canciller alemana  Ángela Merkel

El caso del tunecino Anis Amri, presunto autor del ataque con camión que dejó 12 muertos en un mercado de Navidad el pasado lunes, suscita “una serie de preguntas”, reconoció Merkel. 

Más: Alemania estudia endurecer las medidas de seguridad tras el atentado

El individuo, abatido este viernes en Milán por agentes italianos, era conocido de la Policía alemana, que lo vigiló durante la mayor parte de 2016, principalmente en Berlín, donde se sospechaba que podría estar preparando un atentado y un robo para comprar armas automáticas.

Lealtad al EI

PROMESA • Anis Amri, a quien el grupo yihadista Estado Islámico (EI) atribuye el atentado, había jurado lealtad al grupo EI en un video difundido el viernes por la agencia de noticias Amaq, vinculada con la organización yihadista.

La grabación muestra al tunecino Anis Amri, principal sospechoso del ataque, que fue abatido el viernes en Milán por la Policía italiana, jurando lealtad al jefe del grupo EI, Abu Bakr Al Bagdadi. 

El hombre, que aparece de pie y vestido con un abrigo sobre lo que parece ser una pasarela por encima de un río, se dirige directamente a la cámara. Explica su intención de vengar a los musulmanes víctimas de bombardeos aéreos e insta a atacar a los “cruzados”. 

La fecha y el lugar de la grabación, que dura cerca de tres minutos, no se mencionan. 

Antes de difundir el video, también el viernes, Amaq había emitido un comunicado en el que afirmaba que el hombre abatido en Milán por la Policía italiana era el autor del ataque de Berlín.