•   Charlotte, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Media centena de activistas de Carolina del Norte se congregaron hoy frente a una sede pública de Raleigh, la capital del estado, para instar al gobernador electo, Roy Cooper, a otorgar a los indocumentados matrículas al mismo costo que pagan el restos de los universitarios.

El encuentro fue organizado por la Coalición de Educación Adelante y la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (NAACP, en inglés), con la participación de integrantes de la comunidad hispana de las ciudades de Raleigh y Durham.

"Los inmigrantes no tienen un lugar ni en la economía, el trabajo ni la educación y eso no es justo", se lamentó el reverendo William Barber, presidente de la NAACP en Carolina del Norte.

"Vamos a continuar luchando por ese derecho que es para todos sin distinción", apuntó.

Los activistas solicitaron al demócrata Cooper y a la Asamblea General, de mayoría republicana, permitir el pago de matrículas igualitarias para indocumentados y también para beneficiarios de DACA, alivio migratorio decretado por el presidente Barack Obama en 2012 y que ha beneficiados a unos 750.000 jóvenes que fueron traídos de niños al país .

El evento "No hay habitación en la posada", que recuerda el peregrinar de José y María en busca de posada y las veces que se les negó, se realizó al frente de las oficinas del edificio del Sistema de Colegios Comunitarios.

Los estudiantes denunciaron que en Carolina del Norte los jóvenes indocumentados y beneficiarios de DACA deben pagar un "precio prohibitivo" para ir a la universidad, como matrículas de "extranjeros", las cuales son hasta cuatro veces mayores que la de un residente del estado.

"Creo que todos los estudiantes desean una oportunidad para ir a la universidad sin importar su raza, lugar de origen o estatus migratorio", dijo a Efe Jazmín Aguilar Díaz, estudiante de la Universidad de UNC en Chapel Hill, beneficiaria de DACA.

"Las matrículas igualitarias pueden ayudar a que los estudiantes alcancen esta meta", apuntó.

Los activistas señalaron que insistirán en 2017 con esta petición después de que fallará este año la aprobación de una iniciativa en ese sentido en el Legislativo estatal.

Se trata no solo de un tema "moralmente justo, sino también que tiene un impacto económico", mencionó a Efe la estudiante y activista Andreina Malki.

Se calcula que en las escuelas de Carolina del Norte hay cerca de 65.000 jóvenes indocumentados y cientos de ellos se gradúan cada año.

Al menos 19 estados han aprobado en el país medidas que permiten a los soñadores estudiar pagando la matrícula universitaria fijada para los residentes.