•   Sochi, Rusia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Buzos rusos encontraron este lunes trozos del avión que se estrelló el domingo en el mar Negro, donde continúa la operación de búsqueda de los cuerpos de las 92 personas que viajaban a bordo y de las cajas negras.

Más de 24 horas después de la desaparición del Tupolev Tu-154, que se estrelló justo después de despegar de la estación balnearia de Sochi cuando se dirigía a Siria, las autoridades tratan de determinar el origen de la catástrofe aérea, después de que la hipótesis de un atentado haya quedado casi descartada. 

El siniestro causó una gran conmoción en Rusia, ya que en el avión viajaban 64 miembros del Coro del Ejército Rojo, un símbolo del país conocido por sus giras triunfales en todo el mundo. 

El equipo de búsqueda halló trozos del aparato a 27 metros de profundidad, a poco más de un kilómetro y medio de la costa, dijo a la AFP su portavoz Rimma Chernova, que precisó que los buzos intentan localizar con precisión dónde se encuentra cada fragmento y determinar su talla. 

El portavoz del ministerio ruso de Defensa, Igor Konachenkov, precisó en un comunicado que el radio de dispersión de los restos del avión es de unos 500 metros. 

A la espera de localizar las cajas negras, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, dijo que "la tesis de un acto terrorista está lejos de encabezar la lista" de posibles causas de la catástrofe, y los servicios secretos rusos (FSB) indicaron que ningún "elemento o hecho" acredita la hipótesis de un atentado.