•   Hawai, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Barack Obama destacó este martes la solidez de la alianza entre Estados Unidos y Japón, durante una visita del primer ministro nipón, Shinzo Abe, a Pearl Harbor.

Obama, que dejará el gobierno el 20 de enero, dijo que la alianza entre ambos países “nunca ha sido tan fuerte”.

Con declaraciones que se hicieron eco de la historia y de la cargada política actual de Estados Unidos, Obama le dijo a Abe que “el carácter de las naciones se pone a prueba en la guerra pero se define en tiempos de paz”.

“Incluso cuando el odio se extrema, incluso cuando el tribalismo está en su nivel más primario, debemos resistir la necesidad de mirarnos a nosotros mismos. Debemos resistir el impulso de demonizar a los que son diferentes”, dijo Obama.

“Le doy la bienvenida con espíritu de amistad”, agregó el presidente estadounidense.

“Espero que, juntos, enviemos un mensaje al mundo de que se gana más con la paz que con la guerra, que la reconciliación tiene más recompensas que represalias”.

Tres cuartos de siglo después del ataque a Pearl Harbor, el primer ministro japonés Shinzo Abe y el presidente estadounidense Barack Obama rindieron homenaje a las víctimas de aquella ofensiva, en un acto que puso en primer plano la fuerza de la reconciliación.

Siete meses después de visitar juntos Hiroshima, ciudad mártir golpeada por el fuego nuclear, ambos dirigentes se dirigieron al memorial construido sobre los restos del acorazado USS Arizona, destruido por la aviación nipona el 7 de diciembre de 1941.

Allí depositaron ofrendas florales delante del muro donde están inscriptos los nombres de los 1,177 estadounidenses muertos en ese buque.

Gestado durante meses en el más alto secreto, el ataque relámpago a Pearl Harbor duró apenas dos horas, provocó más de 2,400 muertos y precipitó la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial.

Además: En imágenes, así fue el ataque a Pearl Harbor

“El mensaje que quiero enviar al mundo, aquí, en Pearl Harbor, junto al presidente Barack Obama, es el del poder de la reconciliación”, declaró Abe en un discurso cargado de emoción.

“Como naciones y pueblos, no podemos elegir la historia que heredamos pero podemos elegir las lecciones que sacamos”, dijo por su lado Obama, quien subrayó que la alianza entre Tokio y Washington nunca fue tan fuerte.

Es la primera vez que un primer ministro japonés visita el memorial del USS Arizona, construido a principios de 1960.