•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un tercer cargamento con 35.5 millones de billetes de 500 bolívares llegó este martes a Venezuela, informó el Banco Central; pero en las calles no hay rastro de las nuevas denominaciones que debían entrar en circulación el 15 de diciembre.

"Acaban de arribar 710 cajas con billetes de 500 bolívares, procedentes de Estocolmo, que van a completar 60 millones de unidades", declaró a la televisión estatal el vicepresidente del Banco Central de Venezuela (BCV), José Khan.

Según el funcionario, el BCV también recibió siete millones de nuevas monedas. Una de estas reemplazará el billete de 100, el de mayor valor del saliente cono monetario.

Un nueva nueva familia de billetes lanzada a principios de mes incluye denominaciones de 500 hasta 20,000 bolívares, reflejo de la acelerada devaluación.

El billete de 100 equivale a 0.15 dólares a la tasa oficial más alta, y tendrá validez hasta el próximo martes.

Inicialmente, saldría de las calles el 15 de diciembre por orden del presidente Nicolás Maduro, pero retrasos en la entrada en circulación del nuevo cono provocaron escasez de efectivo y graves disturbios, con saldo de cuatro muertos y centenares de comercios saqueados.

Debido a ello, el mandatario prorrogó su vigencia.

Diez días después, los nuevos billetes y monedas aún no llegan a las manos de los venezolanos.

"Nada de nada. Todavía no los he visto", contó a la AFP Nicolás Flores, de 40 años, en su carrito de comida rápida en una calle del este de Caracas.

Los comerciantes viven horas de incertidumbre. Carmen de Vera, de 72 años, solo aceptará en su quiosco billetes de 100 hasta el miércoles, para depositarlos con tranquilidad en el banco.

"La otra vez estuve haciendo cola dos días", comentó Carmen, recordando las largas filas en sucursales bancarias cuando Maduro dio 72 horas para depositar o cambiar los billetes de 100 antes del 15 de diciembre.

Según el BCV, en diciembre deberían llegar 99.5 millones de billetes de 500 bolívares, que especialistas estiman insuficientes. En noviembre circulaban 6.100 millones de billetes de 100.

"Los billetes que han llegado representan apenas poco más del 5% de los que retiran", dijo a la AFP el economista Asdrúbal Oliveros.

Sus colegas Richard Obuchi y Daniel Raguá advierten que la escasez de efectivo se intensificará, pues los billetes de 100 representan 77% del valor del dinero circulante en el país, según un artículo publicado en el sitio web Prodavinci.

LLAMADO OEA

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, llamó al Ejecutivo de Venezuela a respetar la autonomía del Parlamento, controlado por la oposición, y advirtió que lo contrario implicaría "un paso más en la consolidación de un régimen autoritario".

"Cualquier interferencia en la elección de autoridades de la AN (Asamblea Nacional) por parte del Poder Ejecutivo o el Poder Judicial implica el desconocimiento absoluto de los principios esenciales de la democracia, que son la separación e independencia de poderes", señaló un comunicado del secretario general de la Organización de Estados Americanos difundido en Twitter por el propio Almagro.

Según el texto, admitir acciones de otras instituciones que paralicen la labor del Parlamento configuraría un "golpe de Estado a través de la disolución de hecho" de un poder público que agravaría la convulsa situación política en el país petrolero.

Socavar la legitimidad de la Asamblea Nacional dejaría a Venezuela a "un paso más en la consolidación de un régimen autoritario", añadió.

Para Almagro, "cualquier intervención de estas características equivaldría a la desaparición de la soberanía popular que recae en la AN, ameritando las más duras condenas por parte de la comunidad internacional".

La Asamblea Nacional de Venezuela se prepara para designar a su nueva directiva el 5 de enero, en lo que debería ser un traspaso de mando acordado entre el actual presidente del parlamento, Henry Ramos Allup, y Julio Borges, líderes de diferentes toldas políticas de la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que desde hace un año controla el Legislativo por primera vez en 17 años de Gobierno chavista.

Pero el Tribunal Supremo de Justicia, al que la oposición acusa de servir al Gobierno, mantiene al Parlamento en desacato a raíz del caso de tres diputados opositores juramentados pese a que su elección fue suspendida por supuesto fraude.

En ese escenario, el presidente Nicolás Maduro y diputados de la minoría oficialista anticipan que desobedecerán la nueva directiva legislativa.

"La directiva que ellos elijan será nula de toda nulidad", dijo el parlamentario oficialista Elías Jaua, según la agencia gubernamental AVN.

En el comunicado, la Secretaría General de la OEA califica esas declaraciones de "inaceptables y ultrajantes a la -ya violentada de forma continua- independencia y equilibrio de poderes" y causantes de "incertidumbre política y social".

Almagro también reiteró un llamado al Gobierno y a la oposición a mantener una accidentada mesa de diálogo político, instando a "buscar soluciones reales concretas y urgentes" a la crisis institucional y económica del país caribeño.

En una señal de mayor conflicto entre los poderes, el Parlamento anunció que debatirá el mismo 5 de enero declarar el "abandono del cargo" por parte del presidente Nicolás Maduro, alegando que el mandatario se extralimita en sus atribuciones y que la suspensión del proceso de referendo revocatorio contra su mandato -el pasado 20 de octubre- quebró el orden democrático.