• Moscú, Rusia |
  • |
  • |
  • EFE

Rusia “no va a expulsar a nadie” en respuesta a las sanciones anunciadas la víspera por Estados Unidas contra Moscú, a quien acusa de injerencia en las elecciones presidenciales, declaró el viernes el presidente ruso Vladimir Putin.

“No expulsaremos a nadie”, aseguró Putin, poco después de que el jefe de la diplomacia rusa propusiera expulsar a 35 diplomáticos estadounidenses.

Rusia se reserva sin embargo “el derecho de tomar medidas de represalia” y “restaurará las relaciones ruso-estadounidenses dependiendo de la política del presidente Donald Trump”, precisó el mandatario.

Putin denunció asimismo las “nuevas medidas hostiles” de la administración de Barack Obama y las calificó de “provocadoras“, y que buscan “desgastar todavía más” las relaciones entre Rusia y Estados Unidos.

“Pero no vamos a caer en una diplomacia irresponsable (...). No vamos a crear problemas a los diplomáticos estadounidenses”, añadió.

“Es una pena que la administración del presidente Barack Obama acabe su trabajo de esta manera. Le deseo sin embargo un feliz año, así como a los miembros de su familia”, prosiguió el dirigente.

Vladimir Putin también invitó “a todos los niños de los diplomáticos estadounidenses” acreditados en Rusia a la fiesta tradicional organizada en el Kremlin para festejar el Fin de Año y la Navidad ortodoxa, celebrada el 7 de enero.

LA PROPUESTA DE LA CANCILLERÍA

Más temprano, la Cancillería de Rusia había propuesto a Putin expulsar a 31 diplomáticos de Estados Unidos, en respuesta a la sanción impuesta por Washington la tarde del jueves.

“El ministerio de Relaciones Exteriores [...] propuso al presidente ruso declarar persona non grata a 31 diplomáticos de la embajada de Estados Unidos en Moscú y cuatro diplomáticos del consulado general estadounidense en San Petersburgo”, indicó el jefe de la diplomacia rusa, Serguéi Lavrov.

Popuso además prohibir a los diplomáticos estadounidenses la utilización de una casa de campo cerca de Moscú y un edificio utilizado como depósito en la capital.

“La reciprocidad es la regla de la diplomacia en las relaciones internacionales”, dijo Lavrov.

Responsables estadounidenses afirmaron que habían sido informados sobre la decisión de las autoridades rusas de cerrar el colegio angloamericano de Moscú, al que asisten numerosos hijos de diplomáticos.

Esta información, sin embargo, fue desmentida el viernes por la diplomacia rusa.