• Siria |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El alto el fuego en vigor en Siria fue globalmente respetado el viernes, pero los esporádicos combates recordaron la fragilidad del acuerdo, patrocinado por Rusia y Turquía.

Esa tregua global, la primera desde septiembre, debe ser el preludio a unas negociaciones de paz en Kazajistán auspiciadas por Moscú, Teherán y Ankara, para intentar poner fin a una guerra que causó más de 310,000 muertos y millones de refugiados desde 2011.

Desde su entrada en vigor, a medianoche del jueves; el alto al fuego estuvo salpicado de combates esporádicos, pero sin que ninguna de las partes haya denunciado una violación flagrante.

"No ha habido violaciones importantes del cese al fuego", indicó el viernes a la AFP Rami Abdel Rahman, director de Observatorio Sirio sobre Derechos Humanos (OSDH).

De interés: Las cinco figuras emblemáticas del asedio en Alepo

A unos 15 km al noroeste de Damasco hubo choques entre el régimen y los rebeldes en la región de Wadi Barada, una de las principales fuentes de aprovisionamiento en agua potable de la capital, según el OSDH.

"Los enfrentamientos son esporádicos y son acompañados de ataques llevados a cabo por helicópteros contra posiciones de grupos rebeldes y de Fateh Al Sham", precisó.

Enfrentamientos aislados

Facciones excluidas del acuerdo atacaron posiciones del régimen cerca de la ciudad de Mahrada, en la provincia de Hama, y la fuerza áerea siria replicó con 16 ataques aéreos, según el OSDH.

También se produjeron otros incidentes, como un disparo de obús por parte del régimen en la provincia de Deraa (sur), indicó el Observatorio.

Lea más: El saludo de Putin a Asad en víspera de Navidad

"Apoyo la tregua y espero que durará", dijo a la AFP Ahmed Astify, de 31 años, en Idlib. "Todo el mundo, los rebeldes o los habitantes, ya están cansados", añadió.