• Washington, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • AFP

El presidente electo Donald Trump afirmó este jueves que es "un gran fan" de los servicios de inteligencia estadounidenses, poco antes de la esperada audiencia en el Senado de los jefes de dichas agencias sobre la injerencia rusa en las elecciones norteamericanas.

"Los medios mienten para hacer creer que estoy contra la inteligencia, cuando en realidad soy un gran fan", tuiteó Trump.

Los servicios de inteligencia estadounidenses afirman que Rusia buscó deliberadamente interferir en las elecciones estadounidenses, robando mails del Partido Demócrata que fueron publicados por el sitio WikiLeaks. Sin embargo, el futuro presidente ha puesto en duda estas acusaciones ya en varias ocasiones.

Este miércoles Trump dio de nuevo crédito al fundador del sitio WikiLeaks, escribiendo en un tuit que, según Julian Assange, "los rusos no le transmitieron las informaciones", y dando a entender que el Partido Demócrata tenía parte de responsabilidad en el robo de los mensajes por haber sido "negligente".

El repudio de los servicios de inteligencia estadounidenses por parte de Trump le puso en una situación incómoda con los republicanos del Congreso.

El Senador republicano John McCain calificó los pirateos rusos de "actos de guerra", y la Casa Blanca, que no tiene dudas sobre la injerencia de Moscú en las elecciones, impuso severas sanciones a dos servicios rusos de inteligencia y expulsó del país a 35 agentes rusos.

A comienzos de octubre, el Departamento de Seguridad Interior y la Oficina del director Nacional de Inteligencia (DNI) concluyeron que Rusia había pirateado las cuentas de dirigentes y de organizaciones políticas con el objetivo de "interferir en el proceso electoral estadounidense".

El diario Washington Post reveló a comienzos de diciembre que, según las conclusiones de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), personas vinculadas a Moscú proporcionaron a WikiLeaks los mails pirateados de las cuentas de John Podesta, presidente del equipo de campaña de Hillary Clinton, y del Partido Demócrata.