EFE
  • Caracas, Venezuela |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La Asamblea Nacional de Venezuela (AN, parlamento), de mayoría opositora, retomó ayer, al juramentar a su nueva directiva, su apuesta por un cambio de Gobierno anticipado pese a la situación de desacato en que se encuentra el Legislativo desde hace meses, según el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

El opositor Julio Borges, un abogado con estudios en Oxford que, a pesar de su paso por la televisión, prefiere mantener un bajo perfil, fue elegido presidente de la AN para este segundo año del quinquenio en el que el antichavismo por primera vez en casi 20 años controla la Cámara, tras su holgada victoria en diciembre de 2015.

Asimismo, el opositor Freddy Guevara, diputado por el partido Voluntad Popular (VP), fue elegido como primer vicepresidente del parlamento y como segunda vicepresidenta la también antichavista Dennis Fernández, del Partido Acción Democrática (AD).

En su primer discurso como jefe del parlamento, Borges —del partido Primero Justicia (PJ)— aseguró que el cuerpo de diputados declarará en los próximos días el abandono de cargo del presidente del país, Nicolás Maduro, y agregó que con ello se "abren las puertas para que en Venezuela haya elecciones en todos los niveles".

CRISIS LEGISLATIVA

En este sentido, el vicepresidente del país, Tareck El Aissami, dijo que el parlamento ha "irrespetado" los acuerdos alcanzados en la mesa de diálogo entre la oposición y el Gobierno al mantenerse en desacato al Supremo "y de espaldas a la ley".

El vicepresidente, que fue designado en el cargo por el presidente Maduro, aseguró que la "ilegítima" Asamblea "amenaza" la paz del país caribeño y que desde allí se pretende "imponer el discurso de odio e irrespeto a la Constitución".