• Fort Lauderdale, Florida, Estados Unidos, |
  • |
  • |
  • EFE

Por razones que se desconocen, el joven de 26 años Esteban Santiago, exmilitar con problemas psicológicos que prestó servicios en Irak, eligió el aeropuerto de Fort Lauderdale, en el sur de Florida (EE.UU.), para cometer un ataque que las autoridades no descartan si fue de naturaleza terrorista.

“Todo indica que viajó a este aeropuerto para cometer este horrible ataque. No hemos identificado ninguna motivación que haya causado este ataque”, manifestó hoy George Piro, de la oficina del FBI en Miami.

En una rueda de prensa desde el aeropuerto, que esta mañana retomó sus operaciones con la terminal 2, escenario de la matanza, aún cerrada al público, Piro agregó que las motivaciones terroristas no se han descartado, aunque resaltó que la investigación se halla en una fase preliminar y se estudian “todos los ángulos posibles”.

Las autoridades federales y estatales han confirmado por el momento que Santiago, nacido en Nueva Jersey, criado en Puerto Rico y que estuvo destacado un año en Irak, eligió este aeródromo para desatar el ataque, que se saldó con cinco víctimas mortales y seis heridos.

El atacante, quien sirvió en la Guardia Nacional en Alaska, de donde fue separado por “desempeño insatisfactorio”, según esta dependencia, ha mostrado una actitud colaboradora durante los largos interrogatorios a los que ha sido sometido y que concluyeron esta mañana, agregó el agente.

El FBI ha confirmado que en noviembre pasado entró en una oficina de esta agencia federal en Anchorage (Alaska), en donde residía, y manifestó que el Gobierno de EE.UU. controlaba su mente y lo obligaba a ver vídeos del grupo Estado Islámico (EI), y que oía voces.

Lo anterior llevó a las autoridades a someterlo a evaluaciones psicológicas. Sus familiares han señalado que Santiago volvió afectado tras servir en Irak, en donde presenció la muerte de amigos cercanos.

Además de los familiares de Santiago, las autoridades han interrogado también a unos 175 testigos del suceso, ocurrido sobre la 13.00 hora local (18.00 GMT) del viernes, luego de que Santiago extrajera una arma que facturó legalmente en su maleta y disparara de manera aleatoria en la zona de recogida de equipajes de la terminal 2.

Inicialmente, las autoridades reportaron que ocho personas resultaron heridas, aunque hoy se precisó que los alcanzados por los disparos fueron seis, los cuales fueron traslados el hospital Broward Health Medical Center.

Representantes de este centro hospitalario, al que también llegaron alrededor de 30 personas por contusiones y daños menores, señalaron hoy que tres de los heridos se encuentra en condición estable y otros tres se mantienen en la Unidad de Cuidados Intensivos, y que se espera que alguno de los heridos sean dados de alta hoy.

Las autoridades federales y locales creen que en la matanza que desató en el aeropuerto de Fort Lauderdale, que en un día normal puede recibir más de 80,000 pasajeros, Santiago actuó solo y armado únicamente con una pistola semiautomática de 9 milímetros.

Militares rumbo al aeropuerto donde ocurrió el ataque. EFE/ENDLas versiones preliminares indican que después de recoger su maleta, Santiago fue al baño, donde extrajo el arma que había facturado, regresó a la zona de equipajes y comenzó a disparar de manera aleatoria, apuntando a la cabeza de las víctimas.

La Oficina del Alguacil del Condado Broward ha confirmado que ya se han identificado a los fallecidos en este tiroteo, aunque sus identidades no han sido reveladas hasta que sus familiares sean notificados formalmente.

No obstante, los miembros de una Iglesia católica de Georgia han confirmado en un comunicado que entre los cinco fallecidos figura Olga Woltering, quien viajó a Florida con su esposo Ralph Woltering, el cual sobrevivió al ataque.