• Bogotá, Colombia |
  • |
  • |
  • AFP

El expresidente de Colombia Álvaro Uribe dijo este sábado que un dirigente local de su partido, el opositor Centro Democrático, fue asesinado en el noroeste del país.

“Asesinaron a Juan Eliécer Ruiz, líder del Centro Democrático en Entrerríos”, departamento de Antioquia -bastión del uribismo-, indicó el exmandatario y actual senador en su cuenta en Twitter.

Medios locales señalaron que las autoridades habían confirmado el homicidio del activista, a quien señalaron como muy cercano a Uribe.

Según Caracol Radio, el cadáver de Ruiz “fue hallado en un local comercial de su propiedad con heridas por arma de fuego”.

El dirigente había sido reportado como desaparecido hacía una semana, indicó por su parte Blu Radio.

Las causas de su muerte están bajo investigación, apuntaron.

ONU investiga a observadores

Siempre en Colombia, la ONU investiga a otros observadores de paz en Colombia por participar en una fiesta de Nochevieja con la guerrilla FARC, tras despedir hace dos días a cuatro funcionarios por bailar con rebeldes, dijo este sábado una fuente de la organización.

“Estamos investigando. La misión de la ONU en Colombia tomará las medidas que correspondan. Tenemos total compromiso con la imparcialidad”, dijo a la AFP una vocera del organismo, sin dar más detalles.

Unas fotografías divulgadas en las últimas horas en redes sociales por el Colectivo Internacional de Fotoperiodismo MiraV, muestran a observadores de la ONU bailando con guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas) durante el festejo de fin de año en un punto temporal de concentración de rebeldes en el suroeste del país.

“Me siento sorprendido por la polémica generada por un baile”, dijo a la AFP Damien Fellous, el fotógrafo de origen francés que registró el 31 de diciembre el festejo de las FARC en La Elvira, departamento del Cauca, junto con su colega Christian Escobar.

“Para mí esto es un símbolo de reconciliación”, agregó, señalando que el ambiente del festejo era “tranquilo, familiar y sin excesos” y que para los observadores de la ONU hubiera resultado “incluso grosero” no participar.