• Bruselas, Unión Europea |
  • |
  • |
  • AFP

La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, reiteró este lunes el apoyo de la Unión Europea al acuerdo con Irán sobre su política nuclear, un pacto debilitado un año después de su entrada en vigor por las críticas del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump.

"La UE continuará trabajando por el respeto y la implementación de este acuerdo extremadamente importante, sobre todo para nuestra seguridad", dijo Mogherini a su llegada a una reunión de cancilleres europeos en Bruselas, donde abordarán especialmente la situación en Siria.

Mogherini subrayó los avances tanto de Teherán como de la comunidad internacional para "implementar plenamente" el acuerdo negociado entre Irán y las grandes potencias del 5+1 (Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania).

En virtud del acuerdo, puesto en marcha hace justo un año, la comunidad internacional se comprometía a levantar las sanciones contra Irán a cambio de un control de sus actividades nucleares.

Aunque los europeos han reiterado su apoyo a este pacto, el próximo presidente estadounidense, que tomará posesión del cargo el viernes, lo calificó como "uno de los peores acuerdos jamás alcanzados", en una entrevista a los diarios británico The Times y alemán Bild.

"No quiero decir qué voy a hacer con el acuerdo con Irán (...) Pero no estoy feliz con el acuerdo", indicó Donald Trump, quien durante la campaña electoral prometió romperlo y ha reiterado sus críticas desde entonces. El futuro secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, abogó por una "revisión completa" del pacto.

Para Reino Unido, aunque se trata de un acuerdo "difícil y controvertido", ha impedido a los iraníes "hacerse con la tecnología nuclear que de todas formas habrían adquirido". "Es un acuerdo que pensamos que tiene gran mérito y queremos seguir adelante" con él, dijo el ministro británico de Exteriores, Boris Johnson.

El director general de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), Yukiya Amano, confirmó el lunes por su parte que Teherán había transferido "todas las centrifugadoras y equipos sobrantes de su sitio de enriquecimiento de Fordo" a Natanz, para "almacenamiento".

Este elemento crucial del acuerdo --las centrifugadoras permiten enriquecer el uranio para uso civil pero también para fines militares-- tenía que ser aplicado un año más tarde de haber entrado en vigor.