•   Natal, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La policía brasileña disparaba el martes balas de goma contra presos amotinados en la cárcel de Alcaçuz, en Natal (nordeste), donde el fin de semana un ajuste de cuentas entre detenidos dejó 26 muertos, informaron periodistas de la AFP.

Los agentes disparaban desde los muros que rodean el establecimiento en dirección de los amotinados, que buscaban refugiarse en los techos de los pabellones o sacaban muebles y colchones para bloquear un eventual avance de las tropas.

La tensión se extendía al exterior, donde las mujeres de los presos lloraban y gritaban a cada detonación, precisaron los reporteros.

El gobernador de Rio Grande do Norte acusó el martes al poderoso grupo criminal PCC de desafiar al estado en su guerra por el control del narcotráfico en Brasil, tras los ajustes de cuentas que dejaron 26 muertos en Natal y más de 130 en lo que va del año.

“Es un momento dramático porque el PCC está desafiando no solo al estado, sino también a los sindicatos [carteles] regionales del crimen para comandar el tráfico de drogas. Es una guerra de facciones y destruyeron todo el presidio”, afirmó Robinson Faria tras reunirse este martes con el ministro de Justicia en Brasilia.

Poco después, la policía disparaba balas de goma contra presos amotinados en la misma cárcel de Alcaçuz, en el área metropolitana de Natal, donde ocurrió la última masacre.

Saldo mortal

El enfrentamiento feroz entre el poderoso Primer Comando de la Capital (PCC) de Sao Paulo y el Comando Vermelho (CV) de Rio de Janeiro, los dos mayores grupos criminales del país, dejó este fin de semana la tercera matanza del año en la mayor cárcel de Rio Grande do Norte.

“Fue una barbarie que nunca vi en mi vida. Hicieron una hoguera con cabezas de seres humanos”, añadió Faria.

Durante un sangriento motín de 14 horas, 26 presos fueron salvajemente asesinados, la mayoría decapitados, siguiendo la estela de violencia abierta en las matanzas de Manaos, donde fallecieron 56 presos el 1 de enero, y de Roraima, que concluyó con 33 internos muertos cuatro días después. Según datos oficiales divulgados por la prensa, desde inicios de año hubo 134 detenidos asesinados en todo el país.

“Seis presos ya fueron sacados de la cárcel, luego de que el PCC amenazase con incendiar la capital del estado [Natal]. Otros cuatro están identificados en otras unidades. Uno de ellos es el jefe de todo el nordeste”, informó el gobernador.