elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente venezolano Hugo Chávez criticó nuevamente al presidente de Estados Unidos, Barack Obama y le solicitó que que si en realidad quiere algunos aspectos globales, no siga golpeando al mundo. "Ojalá el presidente de Estados Unidos, si es verdad que viene con ganas de cambiar algunas cosas para el mundo, no siga atropellándonos", manifestó Chávez, quien señaló que los últimos informes críticos de Washington sobre la situación de derechos humanos y la lucha antidrogas en Venezuela, demuestran que "no ha cambiado nada".

"Cada vez que nos atropellen responderemos con dignidad, se oirá nuestra voz, no nos quedaremos callados ante ninguna ofensa apoyada en la mentira", advirtió el mandatario en su programa semanal de televisión 'Aló, presidente". Chávez arreció sus críticas contra Obama el pasado viernes después de conocer dos informes del Departamento de Estado que denuncian violaciones de derechos humanos en Venezuela y falta de cooperación del país sudamericano en la guerra antidrogas. En el capítulo dedicado a Venezuela se incluyeron algunas críticas.

Destaca disculpas del Director de la CIA a Argentina
De igual manera, el mandatario venezolano destacó las disculpas del director de la CIA, León Panetta, al gobierno de Argentina por comentarios de que ese país enfrenta una dura situación económica que pudiera generar inestabilidad política. "El director de la CIA le pidió perdón al gobierno argentino. Es una señal interesante porque la CIA arremetió contra no sé cuantos países diciendo que en Argentina va a haber una conmoción", expresó Chávez.

El líder venezolano añadió que "el gobierno argentino respondió como debe responder" y comentó que así se lo había anticipado su homóloga Cristina Kirchner en una conversación telefónica. "El director de la CIA llamó al embajador argentino en Estados Unidos para decirle que era un error", resaltó Chávez.

Panetta, consultado el miércoles por la prensa en Washington sobre los países de América Latina que estaban bajo la mirada estadounidense, respondió que "la inquietud particularmente envuelve a Argentina, Ecuador y Venezuela". El gobierno de Kirchner rechazó ese comentario como una "inaceptable injerencia en asuntos internos", tras lo cual el funcionario admitió haber cometido un "error" y se disculpó con el embajador argentino en Washington, Héctor Timerman.