elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Galicia, al noroeste de España, Emilio Pérez Touriño, reconoció su derrota en las elecciones regionales que ganó con mayoría absoluta el Partido Popular, PP, que recupera el gobierno regional cuatro años después. "Hay que reconocer la victoria electoral del Partido Popular", afirmó Pérez Touriño, en una breve declaración, en la que trasladó "su reconocimiento y felicitación" a su rival del PP y probable próximo presidente regional, Alberto Núñez Feijóo.

"Tomamos nota de este resultado y seguiremos trabajando", añadió Pérez Touriño, que se había alzado con la presidencia regional hace cuatro años y había hecho alianza con el Bloque Nacionalista Galego (BNG), a pesar de que ambos había obtenido menos votos que el PP que logró 39 diputados en el parlamento, dos más que los que tenía y uno más de los 38 que marcan la mayoría absoluta en el parlamento regional de 75 escaños, frente a los 24 diputados que obtuvo el Partido Socialista de Galicia (PSdeG) y los 12 logrados por el BNG cuando se llevaba escrutado más del 99%.

Los dos miembros del bipartito gobernante en Galicia han perdido un diputado cada uno, parlamentarios que han pasado a los conservadores, beneficiados con el malestar que produce en Galicia, como en resto de España, la actual crisis económica con un paro que en esa región del noroeste español afecta a un 10% de la población, y de algunos escándalos económicos que afectaron al gobierno regional gallego. "No cumplimos los objetivos electorales", afirmó el candidato del BNG y vicepresidente del gobierno regional gallego, Anxo Quintana, tras la derrota. "Probablemente ya no desde nuestro programa electoral sino desde el gobierno de Galicia vamos a seguir transmitiendo nuestro proyecto", aseguró un feliz Feijóo, después de una victoria que llega "en un momento difícil".

A pesar de que aún habrá que esperar al recuento del voto de 335.400 emigrantes gallegos, la mayoría de ellos en Latinoamérica, que suponen el 12% de los 2,6 millones de personas que forman el censo electoral, el recuento actual da una mayoría suficiente a Alberto Núñez Feijóo para gobernar en solitario. Los conservadores se han impuesto incluso con una elevada participación, del 70% frente al 64,21% de votantes de hace cuatro años, que, según los analistas, debería haber favorecido al bipartito gobernante.