•   Roma, Italia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Tres temblores de magnitudes comprendidas entre 5,3 y 5,7 sacudieron este miércoles por la mañana el centro de Italia, en un área actualmente bajo la nieve y ya afectada por una serie de fuertes terremotos en agosto y octubre.

El primer temblor, de magnitud 5,3, tuvo lugar a las 10H25 (09H25 GMT), según varios institutos de medición.

El otro, más fuerte y más largo, se produjo en torno a 11H14 (10H14 GMT), y el tercero (5,5) a las 11H25 (10H25 GMT).

Los tres temblores se sintieron en Roma, pero de momento no se había informado de daños ni víctimas.

Los epicentros se localizaron entre Montereale, Capitignano, Campostoto, Barete, Pizzoli y Amatrice, según la Protección Civil.

Amatrice fue la localidad más afectada por el sismo de magnitud 6,0 que el 24 de agosto dejó más de 300 muertos.

Toda esa zona, ubicada en medio de montañas, sufre desde hace diez días de fuertes nevadas que convirtieron muchas de las carreteras en inpracticables y el martes provocaron el derrumbe del hospital de campaña provisional instalado con módulos inflables en Amatrice.

"No sé que hemos hecho de malo, ayer nevadas de hasta 2 metros y ahora el terremoto. ¿Qué se puede decir? No tengo palabras", comentó desconsolado a la televisión el alcalde de Amatrice, Sergio Pirozzi.

"La situación es dramática, las carreteras no se pueden utilizar por la nieve, tenemos pocos medios, otros están dañados. No podemos enfrentar esta guerra sin arcos y flechas", lamentó Stefano Petrucci, alcalde de Accumoli, otras de las aldeas afectadas por los terremotos.

El 26 de octubre, dos temblores de 5,5 y 6,1 de magnitud provocaron importantes daños materiales en la zona más al norte de la región, pero sin causar víctimas y el 30 de octubre otro sismo de 6,5, con epicentro Norcia, sacudió de nuevo la zona.

Las regiones de Abruzzo, Lazio y Marcas, e incluso Roma, a más de 100 kilómetros de distancia, han sido las más afectadas con los nuevos sismos.

En la capital, las autoridades suspendieron los servicios de tren subterráneo por razones de seguridad y la sede del ministerio de Relaciones Exteriores así como algunas escuelas fueron evacuadas.

Las escuelas de Abruzzo y Marcas que no habían sido cerradas debido a la nieve fueron evacuadas por los sismos.

Los servicios de emergencia movilizaron también helicópteros para controlar el impacto de los terremotos.

Por ahora no se ha informado de derrumbes, pero los residentes de la ciudad de Aquila, afectada por los terremotos anteriores, salieron a las calles y se registraron escenas de pánico.

El alcalde, Massimo Cialente, aseguró que de momento no se habían registrado daños, aunque reconoció que la "situación es muy difícil, ya que hay que sumar a las nevadas el terremoto".

En Amatrice, la antigua y bella ciudad de montaña devastada por un terremoto anterior, se derrumbó lo que quedaba de la torre medieval.