•   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, consideró este miércoles como un símbolo "de paz" el polémico baile que compartieron guerrilleros de las FARC, miembros de la fuerza pública y observadores de la ONU durante fiestas de Nochevieja en campamentos de rebeldes.

"Eso es paz", dijo el mandatario, en el Foro Económico Mundial de Davos, donde fue reconocido como "Estadista Global" por liderar el proceso para poner fin a un conflicto armado de más de medio siglo en su país.

Flamante Nobel de la Paz por estos esfuerzos, Santos restó importancia al debate generado en Colombia hace dos semanas por la participación de miembros de la ONU y policías y militares en festejos de fin de año de la guerrilla, que motivó un planteo del gobierno colombiano ante la ONU y el despido de cuatro integrantes de la misión internacional de Naciones Unidas.

"Hubo un escándalo hace un par de semanas en Colombia (...) porque soldados y guerrilleros y miembros de la misión de Naciones Unidas que está verificando el cumplimiento de los acuerdo estaban todos bailando juntos", relató Santos en la sesión "Construyendo la paz en Colombia".

"Algunos críticos pensaron que esto era inaceptable (...) y yo dije '¡Dios mío!, esto es paz, esto es exactamente lo que queremos (...) porque en vez de estarse disparando están bailando y eso es paz'", añadió el mandatario, a lo que el ministro de Asuntos Exteriores de Noruega, Borge Brende, presente en la plenaria, replicó: "Muy conmovedor".

Es la primera vez que Santos se pronuncia sobre este tema.

La semana pasada, sin embargo, el alto comisionado de Paz, Sergio Jaramillo, dijo en rueda de prensa que el gobierno consideraba "inaceptable" esos bailes, que según registros periodísticos tuvieron lugar en campamentos donde se agrupan las FARC en La Guajira (norte) y Cauca (oeste), pero descartó que ese "desafortunado" incidente haga peligrar el proceso de paz.

"El gobierno lo dijo: es inaceptable el comportamiento de esos miembros de la misión política especial", dijo Jaramillo, plenipotenciario de Santos en las negociaciones con las FARC, pero llamó a tener "gratitud" con la comunidad internacional por su apoyo para implementar lo acordado con la guerrilla.

Cuatro integrantes de la misión de la ONU en Colombia -entre ellos un militar portugués, otro salvadoreño y una oficial de carabineros chilena, según informaron sus países- fueron retirados de sus funciones por lo ocurrido en La Guajira.

Tras firmar la paz en noviembre, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas), con unos 5.800 integrantes según sus propios cálculos, se agrupan en sitios aledaños a las 26 zonas donde, en un plazo máximo de seis meses, deberán desarmarse y regresar a la vida civil, bajo supervisión de la ONU.

Para estas labores, la Secretaría General de Naciones Unidas solicitó al Consejo de Seguridad el despliegue en Colombia de 450 observadores internacionales, de los cuales cerca de 350 ya están en actividad.