•   Washington, EE.UU  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente de EE. UU., Barack Obama, se mostró convencido de que, tarde o temprano, habrá una mujer o un latino en la Casa Blanca y se mostró "optimista" respecto al futuro del país pese a la victoria de Donald Trump, que, según admitió, decepcionó hasta a sus hijas.

"Si seguimos manteniendo las oportunidades abiertas a todo el mundo, entonces, claro que sí, vamos a tener a una mujer presidenta, vamos a tener un presidente latino, vamos a tener a un presidente judío, a un presidente hindú", aseguró Obama en su última conferencia de prensa.

"Sospecho que en algún momento tendremos presidentes tan mezclados (en sus orígenes étnicos y su identidad) que nadie sepa realmente qué llamarlos, y eso estará bien", añadió.

Según Obama, tiene sentido que ascienda a la Casa Blanca "gente con mérito de cada raza, fe y esquina de este país", porque "cuando todo el mundo tiene una oportunidad", todo es "mejor".

Más: Legado migratorio de Obama, incompleto y en riesgo de que Trump lo destruya

ALZAR VOZ

Dos días antes de abandonar el poder, prometió alzar su voz si considera que los "valores principales" del país se ven amenazados durante el mandato de Donald Trump, al tiempo que aconsejó a su sucesor que  piense las cosas dos veces antes de tomar medidas que pueden tener consecuencias "explosivas". "No espero que vaya a haber una gran superposición" entre las prioridades de gobierno de Trump y las que él ha impulsado durante sus ocho años en el poder, dijo Obama.

El mandatario aseguró que quiere distanciarse de la política durante un tiempo, pero que "hay una diferencia entre el funcionamiento normal de la política y los casos en los que considere que los valores principales del país pueden estar en juego".

En concreto, Obama se sentiría apelado a protestar si observa "discriminación sistemática", "obstáculos" para que las personas puedan votar o "esfuerzos institucionales para silenciar la disidencia o a la prensa".

MIGRANTES

Y en el mismo sentido, prometió que no se quedará callado si ve esfuerzos por parte del gobierno de Trump para deportar a los jóvenes indocumentados que llegaron al país de niños y son conocidos como "dreamers" ("soñadores"), a los que él ha protegido de la deportación mediante una orden ejecutiva.

"La idea de que castiguemos a esos chicos arbitrariamente o debido a la política, cuando no han hecho nada malo, creo que es algo que me llevaría a protestar", afirmó Obama, quien según fuentes legislativas, ha pedido personalmente a Trump que proteja a los "soñadores".

Más: La última conferencia de prensa de Obama como presidente de Estados Unidos

LIBERTAD

Obama aprovechó también la conferencia para defender la importancia de garantizar la libertad de prensa, dado que el presidente electo ha insultado abiertamente a varios medios de comunicación, a los que considera "deshonestos". 

"Una prensa libre es esencial para la democracia", dijo Obama, que quiso dar ejemplo a su sucesor al dar preguntas durante la conferencia a periodistas muy diversos: un medio progresista, otro conservador, una latina, una afroamericana, una extranjera y un reportero especializado en derechos de los homosexuales.

DEFENDIÓ DECISIONES

El mandatario también defendió algunas de sus medidas recientes, como su decisión de eliminar la política de "pies secos pies mojados" para los indocumentados cubanos, y dijo que representaba "una vieja manera de pensar que no tenía sentido" dentro del proceso de normalización de las relaciones con Cuba.

Además, argumentó que tenía sentido conmutar la pena a la exsoldado Chelsea Manning, quien en 2010 filtró numerosos documentos secretos a WikiLeaks y que podrá salir de prisión en mayo. Pese a las críticas de la oposición republicana, Obama dijo sentirse "muy cómodo" con su decisión sobre Manning, quien ya "ha pasado una significativa cantidad de tiempo" en la cárcel  y dijo no estar de acuerdo con que su liberación envíe el mensaje de que la filtración de documentos confidenciales pueden quedar sin castigo.

SOLUCIÓN

En el mismo sentido, reivindicó la decisión de abstenerse el pasado diciembre en la votación en el Consejo de Seguridad de la ONU sobre los asentamientos israelíes, porque consideraba importante "enviar una señal, un toque de atención" a Israel sobre la fragilidad de la solución de dos Estados con los palestinos. "Creo que el statu quo es insostenible, es peligroso para Israel", afirmó Obama, quien aseguró que Israel no podrá seguir siendo "judío al mismo tiempo que democrático" si sigue poniendo en peligro la solución de dos Estados con sus asentamientos.

Además: Obama deja la Casa Blanca con altos niveles de popularidad

Obama se refirió además a las recientes declaraciones de Trump al diario "The Times", en las que apuntó a la posibilidad de poner fin a las sanciones contra Rusia por la injerencia en Ucrania a cambio de un nuevo recorte de los arsenales nucleares de ambos países. "La razón por la que impusimos las sanciones no fue por asuntos de armas nucleares, sino porque Rusia estaba violando la independencia y soberanía de un país", explicó Obama, que aconsejó a Trump que "no confunda" esos temas.